Celebraciones en años pasados de las Fiestas del Barrio Sur / ARCHIVO JUAN IGNACIO MÁRQUEZ

Dos veranos con las luces apagadas

La situación covid ha impedido celebrar durante dos años consecutivos las tradicionales verbenas frexnenses y otras celebraciones estivales

ALBERTO MÁRQUEZ CARRASCAL FREGENAL DE LA SIERRA

Los dos veranos que vienen contando desde el inicio de la pandemia han generado un cambio sustancial en la vida frexnense. Antes de la pandemia, las celebraciones se salpicaban a lo largo de los meses de verano con fiestas vecinales que animaban las noches de los fines de semana, creando en los barrios espacios de encuentro entre jóvenes y mayores.

Todo empezaba en la noche del solsticio de verano, la noche más corta del año, en la que los Amigos de San Juan habían rescatado hacía una década la tradicional verbena junto a la histórica fuente de la Fontanilla. El fuego resplandeciente de la primera noche de verano iluminaba un camino que se trasladaba por los tres meses que dura el estío, que entremezclaba fiestas religiosas y populares.

En el mes de julio destacaban especialmente las verbenas de Santa Ana y el Barrio Sur, dos celebraciones del polo septentrional al círculo meridional. Dos espacios que solían contar con circos, orquestas, cacharritos, casetas de tiro y turroneros, o las barras de los bares. En definitiva, todo un sector económico que ha visto especialmente mermados sus ingresos debido a la pandemia, y que enfrenta otra temporada desastrosa en la que debería ser la de mayores ingresos.

Las Asociaciones encargadas de las celebraciones vecinales ya decidieron suspender sus verbenas para 2020 con sendos comunicados. Este año, hemos asistido silenciosos al desarrollo de la pandemia sin plantear si quiera la posibilidad de celebraciones, a pesar de que la vida ya empieza a volver a la normalidad en los establecimientos de restauración. Incluso se suspendieron otras actividades paralelas organizadas por estas Asociaciones, que como ocurre en la del Barrio de Santa Ana ha suspendido incluso el cobro del recibo a sus socios.

En el caso de la Asociación del Barrio Sur se conmemoraban este 2021 el 25 aniversario de su fundación, ya que fue creada en febrero de 1996. Esta asociación solía desarrollar una larga programación de actividades de verano como el cine de barrio, las actividades micológicas, el concurso de karaokes o la organización de viajes. Sin embargo, la pandemia ha paralizado todos estos espacios, y obliga a sus promotores a repensarlos. Así lo contaba el presidente de la Asociación a HOY Fregenal el pasado mes de marzo. Alegaba Antonio Regajo que «el modelo de sociedad va cambiando y las actividades se van adaptando a los tiempos».

El resto de celebraciones también se han visto limitadas o suspendidas por la situación pandémica, a pesar de que la vacunación ya ha llegado al 70% de la población diana. Ha ocurrido también al Festival Internacional de la Sierra, la Noche en Blanco, y se espera lo mismo para la verbena del 7 de septiembre en honor de la Virgen de la Salud, o para las próximas Ferias y Fiestas San Mateo, de las cuales sigue sin conocerse el destino que les aguarda.

En suma, un verano que se ha apagado en nuestro pueblo y se centra casi exclusivamente en la vida de los bares. Las pocas actividades culturales que se organizan por colectivos sociales, como la Escuela Internacional de Verano Arias Montano o el Festisierra, se han visto muy limitados en aforos y tampoco han tenido una acogida masiva. El miedo nos sigue limitando mientras algunos sectores especialmente vinculados a estas realidades siguen a la espera de ayudas públicas que les permitan pasar otra temporada con las ventanas de sus casetas cerradas.