La barriada Faustino Cordón Bonet era testigo de esta agresión a los agentes locales / ARCHIVO JUAN IGNACIO MÁRQUEZ

Tres policías locales de Fregenal agredidos en la barriada Faustino Cordón Bonet

Los hechos condenados por el sindicato CSIF ocurrían en la noche del sábado 16 de julio, mientras el Ayuntamiento llama a la tranquilidad, al civismo y a la convivencia pacífica

Alberto Márquez
ALBERTO MÁRQUEZ FREGENAL DE LA SIERRA

La noche del pasado sábado 16 de julio se producía, en el entorno de la barriada Faustino Cordón Bonet, una agresión a tres agentes de la Policía Local de Fregenal de la Sierra. Según denuncia la nota de prensa publicada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), «los hechos ocurrieron cuando estos agentes municipales prestaban servicio en esta zona en la que se encontraban una veintena de personas con el fin de evitar el posible consumo de alcohol y otras sustancias». Un grupo que según CSIF, «estaba alterando el orden público y no respetaba el descanso de los vecinos al provocar mucho ruido y actuaciones incívicas».

Una vez se inició la actuación policial «una parte de esas personas adoptaron una actitud violenta y desafiante hacia los policías», relata CSIF, «llegando primero al enfrentamiento y luego a la agresión física». Al lugar acudieron rápidamente varios efectivos de la Guardia Civil de Fregenal de la Sierra y de otras poblaciones de la comarca, para detener la agresión que sufrían los policías locales frexnenses.

Como consecuencia, los agentes tuvieron que ser atendidos de las heridas y golpes recibidos en el Centro de Salud de Fregenal de la Sierra, para posteriormente ser derivados al Hospital de Zafra, de nuevo según fuentes del sindicato. Esta misma entidad informa que se «diagnosticaron lesiones de diversa consideración» pero sin gravedad extrema, causando los tres policías baja médica «a consecuencia de las lesiones sufridas».

El sindicato CSIF Extremadura ha condenado los hechos «de una manera rotunda y sin paliativos» mostrando su solidaridad con los agentes agredidos «a quienes expresamos el total apoyo y a quienes deseamos una pronta recuperación». La nota de prensa muestra igualmente el «más enérgico rechazo a los delincuentes que lo provocaron, por lo que desea que la Justicia se aplique con toda contundencia contra ellos».

Por su parte, la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Fregenal de la Sierra publicaba el pasado miércoles, día 20 de julio, una nota de prensa «a la vista de los sucesos que están teniendo lugar en los últimos meses», sin entrar a valorar este caso en concreto. Dicha nota manifiesta «su absoluto rechazo a este tipo de conductas que enturbian la paz y tranquilidad de los frexnenses» al mismo tiempo que buscan «poner en valor el trabajo que tanto la Policía Local como la Guardia Civil vienen desarrollando para que Fregenal siga siendo el pueblo tranquilo que siempre ha sido».

Los representantes del Ayuntamiento hacían constar en su comunicado que «deben cumplirse y respetarse todas aquellas normas reguladoras de la convivencia y la seguridad ciudadana, haciendo especial hincapié en aquellas acciones que perturban o lesionan los derechos individuales de cualquier ciudadano y, como tal, sobrepasan los límites que marcan la convivencia y el respeto».

Consideran los ediles del Consistorio que «debemos hacer compatibles la diversión y el descanso, así como el cumplimiento de todas estas cuestiones». Una tarea que, según la corporación «es deber de la Policía Local y de la Guardia Civil, en el estricto desarrollo de sus funciones». La nota apunta a que «los frexnenses repudiamos cualquier elemento o situación que pueda alterar nuestra normal convivencia» destacando que los ciudadanos «queremos seguir disfrutando de la convivencia ejemplar que siempre hemos tenido y esta Corporación Municipal velará porque siga siendo así».

El comunicado de la corporación culmina haciendo un llamamiento «a la tranquilidad, al civismo y a la convivencia pacífica de la que siempre hemos hecho gala. Por el bien de todos, por el bien de Fregenal» y asegura que seguirán haciendo «cuanto esté en nuestra mano para que los vecinos sigan gozando de la cordialidad y tranquilidad que siempre nos ha caracterizado», en coordinación con la Policía Local y la Guardia Civil.