El testamento de Arias Montano

Benito Arias Montano /
Benito Arias Montano

En la Hacienda Miraflores redactó su testamento poco antes de morir en 1598

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ RODRÍGUEZ

La casualidad quiso que el gran humanista Benito Arias Montano y Felipe II, con el que tanta relación tuvo pues fue entre otras cosas su capellán, nacieran y murieran en los mismos años: 1527-1598.

Arias Montano murió en Sevilla y allí está enterrado en el Panteón de sevillanos ilustres, pues en aquellos tiempos Fregenal pertenecía a Sevilla.

En Sevilla estudió, aunque también lo hizo en Salamanca donde residió en el Colegio del Rey, de la Orden de Santiago, a la que Arias Montano pertenecía. En Salamanca fue condiscípulo de Fray Luis de León.

Después de una vida tan intensa de viajes y trabajo alternando con retiros en Aracena y Alájar y tras repetidas estancias en El Escorial al frente de la Biblioteca, se retiró definitivamente a Sevilla donde adquirió una Hacienda, Campo de Flores y allí, el 28 de junio de 1598, redactó su testamento poco antes de morir.

El Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico considera probable que se trate de la Hacienda Miraflores integrada con su torre almohade coronada con una cruz en el gran Parque Miraflores de Sevilla. La propiedad comenzó siendo de Per Afán de Ribera, después tuvo otros propietarios y en 1689 era propiedad del Colegio de San Luis de los Jesuitas. Entre esos propietarios intermedios se considera que uno fue Arias Montano. Tras la expulsión de los Jesuitas fue subastada y adquirida en 1770 por el Duque de Alba.

También avalaría esa hipótesis la lindante barriada Pino Montano y el cortijo Pino Montano, comprado en 1910 por el torero Joselito el Gallo que lo puso a nombre de su cuñado Ignacio Sánchez Mejías. Fue un cortijo muy vinculado a la generación del 27.

El Parque Miraflores es el mayor jardín urbano de Sevilla, con 90 hectáreas de superficie y especies de lo más variado como jacarandas, árboles de fuego, palmeras de la suerte, verbenas, cedros del Himalaya, árboles del amor, granados, cocos plumosos, moreras centenarias, catalpas, ciruelos del Japón, robinias, palos rosas y otras muchas.

El Testamento e Inventario de bienes de Arias Montano se conserva en la Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo del Escorial. Además del destino de sus bienes y rentas de Sevilla, decidió el de sus propiedades de Fregenal. Intervino para ello con plenos poderes Juan de Arcos de la Mota, vecino de Fregenal y administrador de la Cátedra de Aracena fundada por Arias Montano a la que dejó los cuatro mil ducados en que valoró su hacienda, heredad y ganado de Fregenal. El inventario lo firman el escribano de Fregenal Pedro Gutiérrez y los también vecinos de Fregenal Cristóbal Gómez Carbajo y Alonso Sánchez.

 

Fotos

Vídeos