San Sebastián recién restaurado frente al retablo de Santa María / ALBERTO MÁRQUEZ

San Sebastián vuelve a Fregenal

La imagen recientemente restaurada en el taller de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid retorna al templo de Santa María

ALBERTO MÁRQUEZ CARRASCAL FREGENAL DE LA SIERRA

El pasado 19 de junio llegaba hasta nuestra localidad procedente de Madrid una imagen de San Sebastián. Una talla barroca, con claras reminiscencias renacentistas por sus formas clásicas, que ha pasado por las manos del taller de restauración de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid. Ha permanecido expuesta durante estos días junto al altar mayor de la iglesia de Santa María de la Plaza, aunque fue encontrada en la parroquia de Santa Catalina.

Para profundizar en la obra y su restauración, nos encontramos con Manuel Parralo Dorado, catedrático emérito de la Universidad Complutense de Madrid, fue Decano de la Facultad de Bellas Artes y es Medalla de Honor de la misma universidad. También es Académico correspondiente de la Real de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría y Cruz de Alfonso X El Sabio. Gracias a su mediación, gran parte de las obras escultóricas y pictóricas de nuestra ciudad han viajado rumbo a la capital madrileña para recuperar su mejor aspecto.

La colaboración que el taller de restauración de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense, y en especial de Manuel Parralo, se remonta varias décadas en el tiempo. En la conversación que el catedrático emérito tiene con este medio nos recuerda su estancia en el llamado «chalet de la Virgen», coincidiendo con las celebraciones del 75 aniversario de la Coronación de Ntra. Sra. Santa María de los Remedios. «La talla de la Virgen estaba en un estado calamitoso», apuntaba Parralo, «de haber faltado la restauración, la imagen habría sufrido daños irreparables durante las celebraciones de 1981».

Una restauración in situ, en el mismo camarín del Santuario de los Remedios, coincidiendo con las vacaciones navideñas. El mal estado de la talla se debía precisamente a una antigua leyenda que decía que un sacerdote al ver sin ropajes a la Virgen se quedó ciego. Una maldición que pudieron comprobar todos los frexnenses que no se cumplía en la exposición de la talla sin ropajes en 1981.

Hasta entonces era tradicional que los encargados de vestir a la Virgen lo hicieran por turnos, solo retirando de cintura para arriba o para abajo, de tal forma que nadie podía verla en total sin vestidos. La superstición fue tan dañina para la talla que «la madera de roble se deshacía como si fuera café instantáneo», nos contaba el propio Manuel Parralo.

Detalle del rostro de San Sebastián / ALBERTO MÁRQUEZ

Sobre el San Sebastián que acaba de llegar a nuestro pueblo, destaca el largo proceso de trabajo para recuperar la imagen. Se trata de una escultura policromada realizada en madera, que corresponde con rasgos típicamente barrocos pero con reminiscencias clásicas propias del renacimiento. El contrapposto de la talla sirve para acentuar a través del movimiento el patetismo del rostro, fruto del martirio mediante las saetas que se clavan en el cuerpo.

La talla provenía del trascoro de la iglesia parroquial de Santa Catalina Mártir de Fregenal, un espacio en el que el propio Manuel Parralo ha rescatado otras imágenes, como un San José también recientemente restaurado. «La talla tenía buen aspecto a pesar del deterioro», nos cuenta el catedrático emérito, «tras su traslado ha sido necesario dedicar mucho tiempo de trabajo».

El proceso se ha centrado principalmente en eliminar los múltiples repintes que la obra ha ido sufriendo con el paso de los siglos, hasta conseguir recuperar su policromía original. Un trabajo que ha dado como resultado «una pieza más para el patrimonio de Fregenal», en palabras del propio Manuel Parralo.

Detalle del paño de pureza de la imagen restaurada / ALBERTO MÁRQUEZ

Son muchas las imágenes y lienzos que han pasado por sus manos. Desde la Asunción de Santa María de la Plaza, hasta los cuadros del Santuario de la Virgen de los Remedios. También los ángeles procesionales de la Virgen de la Salud, o los lienzos de San Andrés y la Virgen de Guadalupe de Santa María. «No siempre hubo la misma suerte en cuanto a la protección del patrimonio frexnense», nos cuenta Parralo. Aunque marca una fecha clave para la recuperación del patrimonio histórico artístico de Fregenal, la declaración del Conjunto monumental como Bien de interés cultural en 1991. Una declaración que cumple 30 años en este 2021, y que en palabras del propio Parralo «hubo gente que no entendió y aun sigue sin entender».