La reforma de la Plaza del Altozano distribuirá el espacio en dos zonas, una peatonal y otra de aparcamientos.

Situación actual de la Plaza del Altozano. /JUAN IGNACIO MÁRQUEZ
Situación actual de la Plaza del Altozano. / JUAN IGNACIO MÁRQUEZ

Se trata de una actuación por importe de 125.000 euros que actuará sobre una superficie total de 1265 m2.

La reciente aprobación por parte del Gobierno municipal de las actuaciones de reforma de la Plaza del Altozano, en el barrio de Santa Ana de Fregenal de la Sierra, contemplan unas obras que modificarán sustancialmente la distribución de esta tradicional zona de la población.

Tal y como explican desde el consistorio: «Se plantea la reordenación y renovación completa de infraestructuras, acabados y mobiliario de uno de los espacios públicos principales del conjunto histórico de Fregenal de la Sierra, cuyo contenido actual (aparcamientos, plaza dura y vegetación) queda infravalorado por la propia degradación del espacio y la incorrecta distribución de viales».

Plano de la nueva plaza.
Plano de la nueva plaza. / CEDIDO

La actuación se llevará a cabo con un presupuesto de 125.000 euros procedentes del remante de tesorería del Ayuntamiento y tal y como especifican: «Por un lado, se pretende integrar la plaza a los viales de plataforma única que circundarán la plaza y se unirán al resto de intervenciones que se vienen realizando en todo el conjunto. Por otro lado, se pretende reordenar el tráfico, de forma que la plaza funcione como una gran rotonda que permita, por otro lado, el necesario aparcamiento, escaso, en general, en todo el conjunto histórico».

La superficie total de la actuación se sitúa en torno a los 1.265m² y la actuación incluirá, por tanto: «creación de plataformas únicas en todo el perímetro de la plaza, incluso acerados peatonales colindantes a todas las fachadas de vivienda. Sobre las necesarias soleras de hormigón, los viales serán terminados en adoquín de hormigón; las zonas peatonales se terminarán en baldosa granallada.

Se reubicará la plaza peatonal en el extremo oeste, junto a la calles de mayor tránsito (Toledillo e Isabel la Católica), con accesos a nivel y cota uniforme. Los acabados jugarán con el empleo de solados de baldosa granallada y taco tipo «calzadinha portuguesa».

Paralelamente, se crearán bolsas de aparcamiento, a cota menor, en la mitad este del espacio y las distintas cotas entre las zonas peatonales y viales se salvarán con peldañeado resuelto en piedra natural. Donde se haga necesario se instalarán barandillas de cerrajería».

La obra contempla, igualmente, renovación de redes de abastecimiento, en mal estado y creación de conexiones para abastecer a la nueva farola y fuente de agua potable a instalar. Por último, el nuevo espacio público dispondrá de mobiliario urbano a base de papeleras y bancos.

 

Fotos

Vídeos