PROYECTO DE ORDENANZAS MUNICIPALES PARA LA CIUDAD DE FREGENAL. Año 1887 (3ª y última parte)

El proyecto de ordenanzas de Fregenal de 1887./
El proyecto de ordenanzas de Fregenal de 1887.

Recogía disposiciones que hoy resultan curiosas sobre qué hacer con la basura pública, la adulteración del pan o del vino o la creación de un mercado semanal

ANDRÉS SERRANO

La Imprenta de 'El Eco de Fregenal', donde se imprimió el libro de las ordenanzas que nos ocupan, era propiedad de D. Manuel de Velasco y Jaraquemada, Marqués de Riocabado, director y propietario del periódico del mismo nombre que vio la luz por primera vez en el año 1879, un periódico «político y de intereses generales» que se publicaba cinco veces al mes.

Veamos los últimos artículos de aquellas Ordenanzas Municipales:

«Artículo 77: Los huéspedes, viajeros y dependientes en fondas y posadas para entrar en las cuadras y pajares usarán farolillo de cristal ó linterna para evitar incendios.

«Artículo 78: Cuando se presente algún caso de demencia furiosa, el padre ó jefe de la familia á que perteneciere el individuo tendrá obligación de ponerlo inmediatamente en conocimiento de la autoridad municipal, á fin de adoptar las oportunas precauciones, siendo responsable entre tanto de los daños que causare el demente por la falta de cuidado en su guarda».

«Artículo 79: Se prohíbe dentro de la población las pedreas de los muchachos y toda clase de juegos que puedan ocasionar daños, yá á los que toman parte en ellos, yá á los transeúntes como á las casas ó edificios».

«Artículo 85: En la plaza y plazuelas se verificará el barrido por el peón público, quien hará suyo el estiércol y basura que recogiere».

«Artículo 86: Todos los vecinos han de blanquear dos veces al año las fachadas de sus casas…»

«Artículo 87: Las Tabernas, Vaquerías, Casinos, Salchicherías, Hospitales y todo establecimiento público deben conservar el mismo aseo y limpieza, nó solo en la casa, sino en si vasijas, mostradores, depósitos y todos sus útiles, procurando no tener contenidos sus líquidos en cóbre, azófar, ni otros metales de conocido daño».

«Artículo 93: Los que con ofensa de la higiene y la moral depositaren en calles, callejas ó plazas materias fecales y se les probase o fueren cogidos in fraganti, serán corregidos debidamente».

«Artículo 94: Continuarán pernoctando en la población los cerdos del vecindario, pero de dia es obligatorio sacarlos al campo en la manada común, llevándolos al punto que el Alcalde señale».

«Artículo 96: Queda prohibido en absoluto que discurran por la población los cerdos llamados callejeros. Los agentes de la autoridad llevarán al corral del Concejo los que encontraren …»

«Artículo 118: Se prohíbe vender toda clase de especie de consumo averiada ó adulterada con perjuicio de la salud pública».

«Artículo 119: Los dueños de bodegas, tabernas, casinos, fondas, casas de comidas y otros establecimientos donde se expendan bebidas que las adulteren, dilataren ó dieren color con fuchina, yeso ú otra sustancia nociva, incurrirán en la pérdida del efecto y en la multa que al final se marcará, por la primera véz, y por la segunda serán entregados á los tribunales como reos de estafa».

«Artículo 120: Los panaderos y demás fabricantes de pan, que adulteren con harinas de patatas ú otras que no sean de trigo sano, sin anunciarlo previamente á los consumidores, incurrirán en la pérdida del pan y en la multa que…» En la misma pena in currirán los que lo espendieren falto de peso, siempre que esceda de veintiocho gramos en cada kilo».

«Artículo 128: En el mes de Enero de cada año saldrá á subasta como arbitrio municipal todo el estiércol y basura que diere de sí el matadero (municipal) durante el año».

«Artículo 129: Será obligación del rematante quitar el estiércol cada quince días, asear diariamente el suelo donde se sacrifican las reses y blanquear las paredes del edificio (matadero municipal) cada tres meses. El producto del remate se invertirá en primer término en enlanchar el suelo que lo necesite y hacer todos los años una mejora conveniente al aseo y á la higiene».

«Artículo l34: Será cuidado preferente del Ayuntamiento la terminación de las obras del nuevo cementerio, ejecutando en primer lugar las de saneamiento y desague como de necesidad más inmediata».

«Artículo 135: Dos individuos de la Comisión de Obras públicas y dos de la de Sanidad, visitarán todos los eses dicho cementerio para inspeccionar su estado, observar la profundidad de las fosas y aconsejar al Municipio las reformas que deban en beneficio de la salud pública».

«Artículo l36: No se permitirá que los cadáveres estén expuestos en el lugar ó morada de su fallecimiento mas que las veinticuatro horas legales, salvo en los casos extraordinarios de muerte repentina ú otro análogo en que así lo aconseje la prudencia á dictámen de los facultativos y con permiso expreso de la autoridad.En ningún caso podrá estar expuesto más de 48 horas».

«Artículo 138: Continuará celebrándose todos los años, del veintiuno al veintiséis de Setiembre la feria que de antiguo viene establecida en esta ciudad».

«Artículo 139: Durante esos días ó antes, si la autoridad lo creyere conveniente, por la escasez del agua, cesará el riego de las huertas, para que abunde aquella en el Arroyo de San Lázaro, que discurre por las afueras de esta ciudad, á fin de que con ellas y con las de la Albuera tengan bastante las ganaderías».

«Artículo 143: El Ayuntamiento podrá incluir en sus presupuestos una cantidad alzada para premiar á los mejores espositores en ganadería».

«Artículo 144: Se crea un mercado semanal, que se celebrará todos los domingos hasta las diez de la mañana, para facilitar la exposición y venta de toda clase de efectos y el mayor número de transiciones».

«Artículo 145: Se escita el celo de los labradores y ganaderos para que aporten á su mercado de granos, ganados de inmediato consumo como terneras, corderos, cabritos y lechones en vivo ó muertos».

«Artículo l46: También se escita el celo de los habitantes en caserios y cortijadas para que expongan en el mercado toda clase se aves, huevos, quesos y cuantos efectos les convenga enajenar».

«Artículo 147: Por último, se recomienda á todo el vecindario procure fomentar ese mercado, llevando á él frutas, legumbres, chacinas, pescados y cuantos artículos son necesarios para la vida: todo lo cual es de reconocida conveniencia é imprime en la población un movimiento extraordinario, como sucede en los mercados de Aracena, Don Benito y otros puntos».

«Artículo 148: Dicho mercado se anunciará el último domingo de Noviembre con todo el aparato y publicidad posible, anunciándolo por bando al vecindario y en los periódicos de la provincia, de Madrid y de Sevilla».

«Artículo 150: Continuará celebrándose en la plaza pública la venta de hortaliza, frutas, carnes, chacinas, pan y demás efectos de consumo».

«Artículo 151: Se hace obligatorio el concurrir á esa venta diaria á los que espendan caza, pescados, huevos, gallinas, ctc., efectos que ahora es costumbre vender por las calles; no sólo para que haya un centro donde el vecino elija y compre lo que le convenga, sino para que los agentes de la autoridad examinen las condiciones de lo que se exponga á la venta.

«Artículo 157: El Peón público barrerá la plaza dos veces en cada semana, y hará suyo el estiércol y basura, con cuyo valor se le considera recompensado; y cobrará además todos los domingos de cada puesto cinco céntimos de peseta».

Aclaración: Como en las entregas anteriores, se ha respetado la ortografía del documento original.

 

Fotos

Vídeos