Proyecto de Ordenanzas Municipales para la ciudad de Fregenal. 1887 (2ª parte)

Propaganda de la imprenta de Fregenal del Eco de Fregenal en la época en que se publicaron las ordenanzas /
Propaganda de la imprenta de Fregenal del Eco de Fregenal en la época en que se publicaron las ordenanzas

Así era la regulación de las Veladas y Fiestas Patronales en el Fregenal de finales del siglo XIX

JUAN ANDRÉS SERRANO BLANCO

En el capitulo anterior describimos las líneas maestras del Proyecto de Ordenanzas Municipales para la Ciudad de Fregenal, puestas en vigor en Febrero de 1887, comprendidas en un librito de 39 páginas, editado por El Eco de Fregenal, en el establecimiento tipográfico de Rafael Torrellas y Silva, situado en la calle Bastimento número 13.

Las normas, adaptadas a los tiempos que corrían a finales del siglo XIX, reflejan las preocupaciones de los dirigentes locales de la época para regular la convivencia ciudadana en materias tan diversas como la diversión y espectáculos públicos, la construcción y reparación de edificios o el decoro que la ciudadanía debía guardar en las funciones religiosas.

Veamos algunas que conciernen a la regulación de Veladas y Fiestas, Fiestas patronales y otras actividades, para la celebración de las cuales era preciso la correspondiente licencia de la Autoridad:

«Artículo 3º: No podrán otorgarse dichas licencias para rifas, juegos de cartas y yesca, ruleta, villares romanos, y demás entretenimientos susceptibles de trampas y engaños».

«Artículo 5º: En los días de Carnaval se permitirá á los vecinos el uso del disfraz y careta, hasta el anochecer, pero desde esta hora en adelante necesitan permiso escrito de la Autoridad».«En ningún caso podrán vestir trages de Ministros de ningún culto, de Militares, ni de Autoridades Civiles ó Administrativas».

«Artículo 8º: En las fiestas de la Patrona, y en cualquier fiesta campestre, nó podrán correrse las caballerías ni los carruajes, sino que marcharán al paso…»

«Artículo 10º: … Para las fiestas de Toros será necesario solicitar y obtener previamente licencia de la Autoridad.

«Artículo 11: Se prohíbe revender y negociar los billetes de entrada».

«Artículo 13: En el teatro deberán descubrirse los hombres al levantarse el telón, y no fumarán sino en los pasillo ó galerías».

«Artículo 14: En las fiestas de toros y novillos …. los espectadores no podrán bajar a la plaza á torear, ni con otro fin, sino pidiendo y obteniendo previamente permiso de la Autoridad».

«Artículo 18: Se prohíbe en los días de Semana Santa, en las inmediaciones de los Templos, se golpée con martillos, palos ó de otra manera que produzca ruidos capaces de perturbar las ceremonias religiosas…»

«Artículo 23: Se prohíben las rondas y serenatas, á nó ser con permiso escrito de la Autoridad, así como las canciones y voces por las calles, desde las nueve de la noche, y, en general, todo ruido que pueda perturbar la tranquilidad del vecindario».

«Artículo 24: Del mismo modo se prohíben las Cencerradas, tanto de día como de noche, bajo concepto alguno, por ser manifestaciones indignas de un pueblo civilizado».

«Artículo 26. Tampoco se permitirá á los herreros, cerrajeros, y en general, á nadie que ejerza un arte ú oficio, cuyo trabajo produzca ruidos violentos, que trabajen desde las diez de la noche hasta el amanecer, cuando ménos».

«Artículo 27: Queda también prohibido, en general, disparar armas de fuego y petardos dentro de la población y sus arrabales, á distancia de trescientos metros del último edificio. Para disparar cohetes y toda clase de fuegos artificiales se necesitará permiso del Sr. Alcalde, quien dictará las reglas correspondientes para evitar perjuicios al vecindario».

«Artículo 31: Los carruajes ó carros que condujeren los viajeros hospedados en fondas y posadas serán colocados en patios, corrales ó cocheras destinados al objeto; pero nó se podrán dejar abandonados por la noche en las puertas de dichos establecimientos».

«Artículo 35: En los billares se tendrán siempre á la vista en el salón de juego, manuscritas ó impresas, las reglas del mismo y las tarifas de retribución que se exija á los jugadores».

«Artículo 46: Todas las fachadas deberán estar lucidas y blanqueadas, pintadas o estucadas, á gusto de sus respectivos dueños. La Autoridad cuidará de que en el término de un año se pongan en estas condiciones todas las que nó lo estuvieren».

«Artículo 49: Será obligación de los propietarios de casas la colocación, por vez primera, de las aceras de las mismas en toda la extensión de la fachada y en una latitud de tres piés á la distancia de los edificios. Las alteraciones que hubiere que hacer en el acerado, bien por causa de reformas, ó por deterioro, serán por cuenta del Municipio».

«Artículo 52: Nó se permitirá dentro del radio de la población el juego de pelota en las fachadas de los edificios, ya sean estos del dominio particular, ya del Estado, del Municipio ó de la Iglesia».

«Artículo 55: Los dueños de solares yermos tendrán obligación de edificar en ellos dentro del término de un año, pues de nó hacerlo, el Ayuntamiento podrá disponer su enagenación, á dicho efecto».

Nota: En todo momento se ha respetado en la transcripción la ortografía del documento original.

 

Fotos

Vídeos