El paro baja en Extremadura en septiembre pero también la afiliación

Es la primera vez que desciende el desempleo en ese mes, aunque lo hizo en solo 381 extremeños

Luis Expósito/agencias
LUIS EXPÓSITO/AGENCIAS Badajoz

Los efectos de la pandemia siguen alterando el mercado laboral. Septiembre acabó con 381 parados menos apuntados en las oficinas del Servicio Extremeño Público de Empleo (Sexpe), una reducción porcentual del 0,41%.

Se trata de la primera vez que el desempleo baja en el noveno mes del año desde que existen estadísticas comparables; es decir, desde 2005. La Junta confirmó que tampoco bajó con el anterior sistema, que arrancó en 1996.

Este anormal descenso se debe a un efecto colateral de la pandemia, debido al importante crecimiento económico que está experimentando Extremadura después del parón del año pasado.

Sin embargo, a pesar de eso ha bajado la afiliación a la Seguridad Social, debido entre otras muchas razones a que hay trabajadores de sectores con mucha temporalidad a los que se les acaba el contrato pero no se apuntan de nuevo al Sexpe.

Lo normal es que el paro suba siempre en septiembre debido a que se acaban la mayoría de las actividades agrícolas y también finaliza la campaña turística, una tendencia que se mantiene hasta la primavera siguiente.

Con los datos hechos públicos este lunes por el Ministerio de Empleo, Extremadura tiene ahora 91.680 parados, que son 14.369 menos de los que había el año pasado por estas fechas. La bajada en términos porcentuales, del 13,55%, es levemente menor que la registrada a nivel nacional, del 13,73%.

Por sectores, el desempleo bajó en 3.131 personas en los servicios y en la construcción (-267).

Subió en cambio en 148 personas en el colectivo sin empleo anterior; en 57 personas en la industria; y en 20 en agricultura.

La mala noticia viene del lado de la afiliación, como se ha comentado anteriormente. En septiembre el número de trabajadores dados de alta bajó en 3.372 extremeños (-0,83%), una cifra más acorde con está época del año.Sin embargo en el conjunto del país creció el número de afiliados en 57.387 (0,29%).

Extremadura tiene ahora mismo 404.900 trabajadores, que son 7.948 más de los que había hace un año.El crecimiento, del 2%, es menor que el registrado a nivel nacional (3,47%).

En cuanto a los contratos, en septiembre en Extremadura se realizaron 58.874, lo que supone 5.805 más (+10,94%) sobre agosto, así como 4.882 más (+9,04%) en tasa interanual. Del total, 54.540 fueron de carácter temporal y 1.369 indefinidos.

Reacciones

El secretario general de Empleo de la Junta, Javier Luna, valoró como muy buena la cifra de paro, gracias a la evolución del sector de la construcción.

Se trata de la mayor bajada interanual en un mes de septiembre gracias a la recuperación de la hostelería, el comercio, la construcción y la agricultura, indicó.

Añadió que Extremadura consigue la cifra más baja de parados desde 2008 y tiene 5.724 menos que en septiembre de 2019.

Finalmente, informó de que el número de trabajadores en ERTE descendió un 10%, hasta los 2.468.

Javier Cienfuegos (PP) lamentó que la región tendrá una recuperación muy lenta tras el leve descenso de septiembre, a lo que unió que la afiliación descendió en 3.000 personas. Incidió en la situación del paro femenino y juvenil, con datos preocupantes, ya que en el último mes se han ido al paro 360 jóvenes y 300 mujeres.

Encarna Martín (Ciudadanos) reclamó a la Junta que incida en paliar el desempleo entre las mujeres, jóvenes y parados de larga duración, que son los sectores más afectados en la región por el paro. La diputada valoró del descenso de 381 parados, pero mostró su preocupación por la caída de la afiliación.

Joaquín Macías (Unidas por Extremadura) consideró especialmente positivo el descenso del paro, que aunque bajó con menor intensidad que la media nacional no descendía en un mes de septiembre desde 1996. No obstante, destacó que se mantienen problemas estructurales, como el paro femenino, que prácticamente duplica al de los varones, y la temporalidad.

El sindicato CC OO valoró que la región esté «recuperando en los últimos meses los niveles de empleo previos a la crisis», aunque la tasa de paro extremeña siga siendo «elevadísima». Sin embargo, advierte que «persisten los viejos problemas de temporalidad, precariedad y desigualdad. Para darle solución, es fundamental que se derogue la reforma laboral».

Mientras tanto, Patrocinio Sánchez (UGT), lamentó que prácticamente la mitad de los contratos siguen siendo de 15 días, con lo cual «el mercado laboral todavía no está estabilizado en Extremadura».

Finalmente, Javier Peinado (Creex) apuntó como elemento positivo el descenso del número de parados, y como elemento de preocupación la caída en la afiliación a la Seguridad Social «y el hecho de que, pese a que Extremadura cuenta con casi 92.000 parados, las empresas siguen teniendo problemas para cubrir sus ofertas de empleo».