El paro baja en 1.593 personas en noviembre en Extremadura pero también cae la afiliación

La región tiene 92.614 desempleados, 18.000 menos de los que había hace un año

Luis Expósito/agencias
LUIS EXPÓSITO/AGENCIAS Badajoz

Hay menos extremeños sin empleo pero también hay menos trabajando. Son las dos caras de los datos hechos públicos este jueves por el Ministerio de Trabajo.

La mayor bajada del paro en un mes de noviembre en diez años no ha evitado que también descienda el número de afiliados a la Seguridad Social.

Lo que en principio parece una paradoja lo achaca la Junta a la finalización de los contratos en el régimen agrario tras las campañas agrícolas. Es decir, cuando se acaban estos jornales dejan de estar dados de alta, pero no figuran como nuevos parados al estar en un régimen especial.

Efectivamente, el número de afiliados de este régimen se redujo el 5% (-2.888 afiliados de media mensual), mientras que el general creció en 2.057 trabajadores (0,79%) y el de autónomos en 107 (0,13%).

En conjunto, noviembre cierra con 705 afiliados de media menos, un 0,17%. El número de trabajadores es 403.450, que son 9.341 más de los que había en noviembre del 2020.

De esta forma, la Administración regional descarta otros factores a los que se suelen recurrir en estos casos, como el 'efecto desánimo' (parados que se borran porque pierden la esperanza de que les ayude a encontrar trabajo), la emigración o que se estén jubilando más extremeños de los que entran en el mercado laboral.

Sea como fuere, lo cierto es que durante el mes pasado el número de personas en la cola del paro se redujo en 1.593 extremeños, la mayor caída en términos absolutos desde 2010.

Sin embargo, en términos relativos la bajada (del 1,69%) es menor que la registrada en el conjunto de España (-2,28%).

Ahora mismo, hay en la región 92.614 desempleados, que son 18.211 menos de los que había hace doce meses. En este caso la caída relativa (del 16,43%) también es inferior que la nacional (-17,36%). Además, hay 9.500 parados menos de los que había hace dos años, cuando la pandemia no había aparecido.

En noviembre, el paro bajó en todos los sectores, especialmente en los servicios (-1.139), seguido de la agricultura (-245, no se cuentan en este sector los afiliados el régimen especial), la industria (-132), el colectivo de sin empleo anterior (-65) y la construcción (-12).

El mes pasado se firmaron 56.794 contratos en la región, 3.227 más que en octubre (+6,02%) y 17.172 más que en noviembre de 2020 (+43,34%). De todos ellos, 5.674 han sido indefinidos y 51.120 han sido temporales.

Reacciones

El director general de la Junta Jesús Seco, valoró que el paro no bajaba en este mes desde el año 2018 y es la mayor reducción en términos anuales que registra Extremadura en toda la serie histórica.

«Nunca Extremadura había contado con tantos empleos en un mes de noviembre», incidió Seco, que añadió que a pesar del ligero descenso de afiliaciones, es destacable que el número de trabajadores sigue superando los 400.000.

Javier Cienfuegos (PP) exigió a la Junta que se «clarifique de una vez por todas» las políticas activas de empleo que va a seguir «para darle un vuelco al mercado laboral extremeño».

Cienfuegos alabó que el número de parados haya bajado, aunque se mostró preocupado por la bajada de la afiliación y afirmó que «hay algo que no está haciendo nada bien».

Encarna Martín (Cs) criticó que el paro que sufre la región es estructural y está basado en contratos temporales y precarios.

Insistió en que «no hay soluciones a este problema en los presupuestos», ya que se insiste «en las mismas políticas fallidas en la que Extremadura lleva ya 40 años».

Por su parte, Joaquín Macías (Unidas por Extremadura) lamentó que la situación del empleo en la región está marcada por la «brecha de género» y la «temporalidad», pero a pesar de ello «el panorama invita a la esperanza» debido al descenso del paro.

Un descenso con el que «se vuelve a la senda anterior», lo que supone un «dato positivo», señaló Macías, quien resaltó la importancia de este descenso del desempleo en un 1,69 por ciento, después de que en octubre se registrara «un repunte después de varios meses de descenso, pero »en seguida se ha recuperado otra vez la tendencia, que va en sintonía con el conjunto del país«

Encarna Chacón (CCOO) valoró como una buena noticia que baje el paro. «Sí que se va consolidando una tendencia, pero a la vez la precariedad sigue existiendo, por eso es tan importante tan importante que antes de que finalicemos el año tengamos la derogación de la reforma laboral», incidió Chacón.

Por su parte, María José Ladera (UGT) señaló que los datos de noviembre en Extremadura son sin duda positivos, pero consideró que aún hay un amplio margen de mejora en el mercado laboral, principalmente en cuanto a su precariedad, motivo por el que también insistió en la urgencia de derogar la reforma laboral de 2012.