Ordenanzas municipales para la ciudad de Fregenal. 1887 (I parte)

Ordenanzas municipales para la ciudad de Fregenal. 1887 (I parte)

Las Ordenanzas, que entraron en vigor en febrero de 1887, obligaban a los vecinos de los tres distritos que constituían Fregenal, «so pena de soportar multas comprendidas entre una y cinco pesetas»

J. ANDRÉS SERRANO BLANCO

Desde muy antiguo, los grupos humanos han tenido como objetivo organizar la convivencia para que esta contribuya a un mejor entendimiento y respeto entre sus componentes. Fruto de ese deseo se han promulgado leyes y normas, unas de rango estatal y otras cuyo ámbito se circunscribe a espacios más reducidos, como es el caso de las ordenanzas que ocuparán estas líneas, proclamadas en el año 1887 en Fregenal de la Sierra.

El proyecto, que deja de serlo cuando toma carta de naturaleza en sesión aprobada por el Ayuntamiento el 31 de Octubre de 1886, y la posterior aprobación por el Gobierno Civil de Badajoz, el 2 de Diciembre del mismo año, entra en vigor el día 1 de Febrero de 1887.

Constaba esta norma de convivencia de seis capítulos, divididos a su vez en secciones que conforman un total de ciento cincuenta y siete artículos, y que eran de obligado cumplimiento para todos los habitantes de los tres distritos o barrios que ya existían en la localidad: «Santa María, Santa Ana y Santa Catalina, comprendiendo cada uno de ellos las calles y arrabales que de antiguo les vienen asignados», so pena de soportar multas comprendidas entre una y cinco pesetas.

El Capítulo Primero se refería a ORDEN PÚBLICO, y consta de seis secciones:

«Sección 1ª : División Municipal y mutuos deberes de cortesía. Sección 2ª: Veladas y Fiestas. Sección 3ª: Diversiones y Espectáculos Públicos. Sección 4ª: Funciones Religiosas. Sección 5ª: Cencerradas, Rondas y Ruidos. Sección 6ª: Establecimientos públicos.

POLICIA URBANA, desarrolla el segundo capítulo en dos secciones:

Sección 1ª: Construcción, Reparación y demolición de edificios. Sección 2ª: Tránsito de Carruajes, Caballería y Ganados.

En el Tercer capítulo, en una única Sección, se regula lo concerniente a POLICÍA RURAL, normalizando el manejo del ganado, sesmos públicos, guardería rural y el rebusco de aceituna, bellota, uva, espiga y otros frutos.

El Capítulo Cuarto centra su actividad en POLICÍA DE SEGURIDAD, y consta de tres Secciones:

Sección 1ª: Precauciones contra incendios. Sección 2ª: Dementes (determina las obligaciones de aquellas personas que tengan un miembro de la familia con algún tipo de demencia). Sección 3ª: Juegos y custodia de niños.

En el Capítulo Quinto se regula lo concerniente con la SALUBRIDAD E HIGIENE y consta de siete Secciones:

Sección 1ª: Aseo y Limpieza en la vía pública y casas particulares. Sección 2ª: Animales Muertos. Sección 3ª: Establecimientos malsanos e incómodos. Sección 4ª: Pedreras, Aguas estancadas, lavaderos, etcétera. Sección 5ª: Adulteraciones de efectos de Consumo, Verdeo, matanzas, Carnes muertas, etcétera. Sección 6ª: Matadero y Policía de Carnes Blancas. Sección 7ª: Cementerios y Cadáveres.

El último capítulo, el sexto, recibe el nombre de SUBSISTENCIAS y está compuesto por tres Secciones:

Sección 1ª: Feria. Sección 2ª: Mercado Semanal. Sección 3ª: Mercado y venta diaria.

En la segunda parte desgranaremos los aspectos que se regulaban en estas ordenanzas, muchos de ellos extremadamente curiosos.

 

Fotos

Vídeos