DE MÓSTOLES A FREGENAL: EL 2 DE MAYO Y LOS AYUNTAMIENTOS

Estatua de «El Postillon» (Mostoles)/
Estatua de «El Postillon» (Mostoles)

El patriótico bando de Móstoles es entre otras cosas un ejemplo de municipalismo responsable. Los Ayuntamientos llenando el vacío de poder llamaron al levantamiento frente a la invasión francesa.

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ Pontevedra

De nuevo se acerca el aniversario de aquel histórico 2 de mayo y del bando que se dictó en el Ayuntamiento de Móstoles. El bando que fue llevado a galope a Fregenal y a otros muchos ayuntamientos que encarnaron entonces la representación de la soberanía popular.

El 2 mayo de 1808 el pueblo de Madrid se levantó heroicamente contra la invasión francesa. Enseguida y ante la indiferencia de las autoridades y clases dirigentes españolas, fue bárbaramente reprimido por las tropas de Murat, mariscal de Francia.

Ante el vacío de poder, hallándose la monarquía española secuestrada por Napoleón y ante la inacción del ejército y de las instituciones de gobierno del antiguo régimen; surge la iniciativa de un Ayuntamiento. Móstoles lanza una proclama a la Nación: «Españoles, la Patria está en peligro. Madrid perece víctima de la perfidia francesa. Españoles, ¡acudid a salvarle! 2 de mayo de 1808. El Alcalde de Móstoles.» Este texto breve y mitificado hoy sabemos que no fue exactamente así, que fue más largo y empezaba diciendo: «Señores justicias de los pueblos a quienes se presentase este oficio de mí el Alcalde de Móstoles...» y que es posible que fuera redactado por terceras personas. Pero esos detalles son irrelevantes y es lo cierto que el bando lo firma el Alcalde de Móstoles, mejor dicho los alcaldes, porque fueron dos alcaldes ordinarios los que firmaron, y que en él se llama al levantamiento contra los franceses.

Y esto fue así porque el derecho antiguo, las Partidas de Alfonso X el Sabio, otorgaban a los Ayuntamientos la competencia de defender el territorio en ausencia del Rey y en caso de invasión extranjera. Además, el Reglamento de Postas, que era el reglamento de correos de la época, daba prioridad a las comunicaciones postales entre autoridades locales.

Qué gran ejemplo de municipalismo y de poder local el de aquella gesta !

De esa manera, un postillón, que era un correo a caballo, salió de Móstoles con la misión de hacer llegar la proclama a Andalucía que aún no estaba ocupada por el ejército francés. Tiene la misión de ir entregando copia a los Ayuntamientos a su paso.

Se le ordena al postillón salir por el que se llamaba Camino Real de Extremadura, hoy A-5. Las casas de postas donde se cambiaban los caballos, estaban cada 3 o 4 leguas de distancia o lo que es lo mismo, cada 15 o 20 kms. Cada día se recorrían cerca de 30 leguas, unos 170 Kms. El bando original sólo se conserva en Cumbres de San Bartolomé, a donde llegó manuscrito por el Alcalde de Higuera la Real que a su vez lo había recibido del Alcalde de Fregenal de la Sierra. En Fregenal no se conserva por desgracia el libro de actas municipales del año 1808 que seguramente hizo mención de aquel acontecimiento.

Como es lógico, antes de llegar a Fregenal, el postillón estuvo en Badajoz y allí entregó el bando al Capitán General de Extremadura Toribio Grajera de Vargas, III Conde de la Torre del Fresno, que se reunió con el General Solano, Marqués del Socorro y Capitán General de Andalucía. Los militares aquí como en el resto de España en la mayoría de los casos estaban dubitativos pues recibían contraórdenes desde Madrid apelando a la calma y a frenar la insurrección.

Ambos morirían poco después, en ese mes de mayo lleno de revueltas populares a manos del pueblo amotinado. El 30 de mayo en Badajoz, al grito de Viva el Rey y mueran los franceses y los traidores, fue asesinado el Capitán General de Extremadura. Igual suerte corrió en Cádiz el General Solano.

Fregenal, que fue de los primeros Ayuntamientos de España en conocer el bando de Móstoles, sufrió después las penurias de la guerra. Pero no padeció como otras localidades ni grandes batallas ni largos asedios, por suerte para sus vecinos y para su rico patrimonio artístico.