Apoteósis del concierto de Ara Malikian / ALBERTO MÁRQUEZ

Ara Malikian iluminó la noche frexnense con su violín

El virtuosismo del violinista levantó hasta tres veces de su asiento al público frexnense

Alberto Márquez
ALBERTO MÁRQUEZ FREGENAL DE LA SIERRA

La tarde iba cayendo en el recinto amurallado de Fregenal, mientras que se apagaban las luces del día para abrir las puertas a la primera velada de Festivales con Encanto en nuestra ciudad. Un nutrido público, de locales y foráneos, abarrotaba el patio de butacas del coso frexnense, ocupando también los aledaños de las gradas que jalonan el castillo templario, para asistir al concierto de Ara Malikian. El internacionalmente famoso violinista derrochó su virtuosismo sobre el escenario frexnense, entre vítores y aplausos del público que conectó con el artista desde la primera obra.

El repertorio variado contenía obras de su último álbum, titulado Ara, junto con obras clásicas, de autores como Mozart, que mostraban las dotes del violinista para la interpretación solista. Una capacidad artística que Malikian compaginaba con su habitual locuacidad para contar historias, que vinculaba rápidamente al público con el espectáculo.

Sobre el escenario, cuatro músicos acompañaban al violín, con piano, contrabajo, guitarras y batería. Las obras mostraban claramente un alto grado de exigencia por su complejidad, haciendo vibrar al público y a las piedras del castillo templario, entre los fuertes contrastes que se producían en el concierto, con obras de diabólica velocidad, equilibradas con el contrapunto de la calma y la serenidad, y el canto de los pájaros que anidaban en el atardecer frexnense.

Los diálogos con el público destapaban la risa y levantaban los aplausos al mismo tiempo. Entre los mensajes que Ara compartió con el público, cabría destacar su defensa de un mundo sin fronteras, basándose en su propia experiencia vital como emigrante de ascendencia, armenia, siria y libanesa. Un rosario cultural que es buena muestra de los contrastes en las melodías que el violinista incrusta en sus propias obras, forjando puentes musicales entre oriente y occidente.

Entre las obras más destacadas cabría señalar la interpretación de «Ay Tikar Tykar», obra dedicada a las primeras palabras de su hijo, o el «Calamar Robótico», compuesta durante los largos momentos del confinamiento tras una idea de su pequeño. Aunque sin duda, el público disfrutó especialmente de la interpretación de «Misirlou», tema principal de la película de Tarantino, Pulp Fiction.

El broche final vino de la mano de la «Nana arrugada», la obra con la que Ara Malikian quería homenajear a todos los ancianos que sufrieron el coronavirus en la soledad de sus habitaciones. La interpretación de esta obra bajó al albero de Fregenal al artista, que dio una vuelta al ruedo como colofón, siendo ovacionado por tercera vez por el público presente, cuando ya pasaban las doce de la noche.

Las veladas de Festivales con Encanto continúan durante todo el fin de semana, de la mano de Kiko y Shara, Rosario Cohete, DJ Diego Duende Party, en la noche de este viernes; Luar Na Lubre, en la noche del sábado, y la obra de teatro Mentiras Inteligentes el domingo.