El Juzgado de Fregenal investiga la trama del fraude del jamón, que afecta a una gran distribuidora nacional

El Juzgado de Fregenal investiga la trama del fraude del jamón, que afecta a una gran distribuidora nacional

Ha citado a declarar a los máximos responsables de Comapa, que se suman a una lista de investigados en la que hay varios extremeños

EVARISTO F. DE VEGA

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Fregenal de la Sierra (Badajoz), que es el competente en la investigación de un supuesto fraude cometido en la comercialización de productos cárnicos no aptos para el consumo humano por haber superado su caducidad o incumplir las normas de etiquetado y almacenamiento, ha citado a declarar como investigados a los responsables de Comapa, una de las grandes distribuidoras españolas de jamón y embutidos. En concreto, ha ordenado que pasen por el juzgado frexnense el presidente y el consejero delegado de una empresa con sede en Alcobendas (Madrid) que tiene secaderos y plantas de producción en Granada, Salamanca, Huelva, Olot y Vic.

Las citaciones han sido realizadas meses después de que se conocieran los primeros detalles de la operación desarrollada por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y los servicios veterinarios de la Junta de Extremadura. El origen está en mayo de 2017, cuando los veterinarios de la Dirección General de Salud Pública de la Junta inspeccionaron las instalaciones de una empresa en Malpartida de Plasencia (Cáceres) en la que localizaron carne, jamones y embutidos de procedencia no identificada que incumplían las normas etiquetado. La mercancía procedía de empresas radicadas tanto fuera como dentro de la región y quedó inmovilizada.

Posteriormente se encontraron incongruencias en la documentación de trazabilidad de los productos, por lo que ampliaron la investigación y el 28 de agosto cerraron una empresa de Higuera la Real (Badajoz) en la que había alimentos en mal estado de conservación o sin trazabilidad y productos caducados reetiquetados.

Denuncia en la Fiscalía

Ante la posible existencia de al menos un delito contra la salud pública, el 29 de septiembre de 2017 la Junta envió las actuaciones a la Fiscalía de Badajoz y poco después se inició una investigación centralizada en el Juzgado de Fregenal de la Sierra.

El periódico digital 'El Confidencial' publicó anteayer una información en la que indicaba que el juzgado quiere interrogar como investigados a los máximos responsables de Comapa, un grupo empresarial «líder en la producción y distribución de curados (jamón ibérico, jamón serrano, paletas, embutidos, carne fresca y elaborados) en España».

De su potencial hablan los 120 millones de euros en productos que vendió a Carrefour en 2017. Por esta razón, los agentes del Seprona visitaron en enero diferentes instalaciones de esta cadena de hipermercados francesa para recabar información relacionada con el fraude.

Según recoge 'El Confidencial', el juzgado de Fregenal también ha imputado por esta misma causa a los empresarios o directivos Antonio Cordero Gamero (Valle de los Valfríos y Monsalud), su hermano Francisco, Pedro Blázquez Serrano (Sierra Jarota), Juan Carlos Velázquez Pérez (Velper), Rogelio Ruiz Álvarez (Dehesa Etiqueta Negra), Manuel Arias Rodríguez (Iberlinares), Antonio García Arévalo (Only Spain), Ángel García López (Cárnicas Sierra Dulce) y Antonio Rocha Vega (Cárnicas Jamontanchez). La lista podría aumentar cuando avance la investigación.

En respuesta a la petición realizada por HOY, la Junta de Extremadura dijo que los productos en mal estado o con dudas sobre su origen ya fueron retirados del mercado y que los controles veterinarios están resultando efectivos, por lo que pide mantener la confianza «en las empresas extremeñas de ibérico que operan en el mercado y en sus sellos de calidad y denominación de origen».