Exposición de Juan Carlos Lázaro en la Galería Gurriarán de Madrid en 2018 / JUAN CARLOS LÁZARO

Juan Carlos Lázaro inaugura su nueva exposición en Madrid el próximo 8 de septiembre

La muestra se podrá visitar en la Galería Gurriarán de la capital durante los meses de septiembre y octubre

Alberto Márquez
ALBERTO MÁRQUEZ MADRID

El próximo jueves 8 de septiembre, a partir de las siete de la tarde, se inaugura en la Galería Gurriarán de Madrid la última exposición del artista frexnense Juan Carlos Lázaro. Bajo el título «Juan Carlos Lázaro» la exposición hace un recorrido por los últimos trabajos del pintor. La exposición podrá visitarse hasta finales del mes del octubre.

La muestra llega tras la exposición presentada en la Galería Birimbao de Sevilla, que permaneció abierta al público del 14 de junio hasta el 15 de julio en la ciudad hispalense. Ahora, tras el verano, retoma el calendario de exposiciones con la que presenta en Madrid, que de nuevo se centra en el bodegón, un género trabajado por el artista frexnense en sus últimas obras.

Las palabras de José Corredor Matheos, escritor, crítico de arte y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, dan cuenta de lo que el autor pretende con esta muestra. Destaca Corredor Matheos que «Juan Carlos Lázaro es uno de los pocos casos de creador plástico que nos reconcilia con el placer de la pura y simple contemplación». Considera que «su pintura nos sitúa en el punto límite al que llega el verdadero arte, donde se enfrenta al vacío, la nada, y ya no necesita saltar, porque ha alcanzado lo que es difícilmente alcanzable».

Pintura 139, 2022. Óleo sobre lienzo, 48 x 61 cm. / JUAN CARLOS LÁZARO

En los términos de Corredor Matheos, la obra de Juan Carlos transita «de manera progresiva, en la evolución que ha ido siguiendo en los últimos años, los vasos, tazas, jarros, frutas, objetos muy sencillos, sacados de la vida cotidiana, se enriquecen con la vitalidad y la fuerza de lo que no está condenado a desaparecer». Concluye el crítico que «el resultado es que esos objetos cobran un valor absolutamente nuevo y revelador de lo que aspira a alcanzar el verdadero y mejor arte: su significado espiritual. Palabra, ésta última, desestimada, si no desacreditada, para muchos artistas y seguidores del arte, y que hemos de ver lejos de cualquier necesaria alusión a confesiones religiosas, concretas o no».

El bodegón como centro de una obra que, según Juan Carlos Lázaro, te transforma como persona, «como si uno fuera un instrumento en manos de la pintura, a su servicio». En ese trabajo que Lázaro describe como la capacidad de «desnudar con luz las cosas», se presentará esta muestra un 8 de septiembre, día de Extremadura, en el que muchos frexnenses en la emigración de Madrid tendrán la oportunidad de recalar en la última exposición de uno de nuestros artistas con mayor proyección.