El equipo de arqueólogos durante los trabajos en la fosa / lAURA MUÑOZ ENCINAR

Hallados doce nuevos cuerpos en las excavaciones de las fosas de la Guerra Civil en el cementerio de Fregenal

El hallazgo de estos doce nuevos cuerpos se suma a los cuarenta y tres que se encontraron en las excavaciones del 2012

KIKO ZAPATA LINARES FREGENAL DE LA SIERRA

Como ya informó este medio, desde el pasado treinta de agosto, el equipo de la arqueóloga Laura Muñoz Encinar está llevando a cabo una intervención en el Cementerio Municipal de Fregenal de la Sierra para localizar los restos mortales de aquellos vecinos que fueron represaliados franquistas durante y después de la Guerra Civil. Esta intervención es la continuación de la primera, que se realizó en el año 2012 y que se dilató en el tiempo por el cambio de Gobierno Central y la suspensión de financiación en los programas de Recuperación de la Memoria Histórica.

En el caso concreto de Fregenal de la Sierra, cabe entender la represión ejercida en el marco de la Guerra Civil tras la entrada el 18 de septiembre de 1936 de dos columnas militares formadas por tres mil hombres bajo el mando del capitán Navarrete. Una vez los militares entraron en la localidad ,acompañados también por miembros del Ejército Regular de Marruecos, se realizaron las primeras detenciones guiadas por un grupo de falangistas. Se llevó a cabo en ese momento una misa de campaña, y se seleccionaron a un grupo de personas que fueron ejecutadas en el Paseo, a modo de fusilamiento ejemplarizante.

Tras este primer fusilamiento, se sucedieron toda una serie de detenciones, puesto que Fregenal era durante la II República un importante centro de ideas políticas, así como sede de importantes sindicatos del momento, alrededor de los cuales se organizaban diferentes trabajadores de la comarca. Esta contundente represión se dilató en el tiempo durante todo el Franquismo, significándose también a los familiares de los asesinados. Esta crueldad responde a la aplicación de la política del terror ejercida bajo las tropas del general Yagüe.

La plasmación de esta represión en Fregenal se materializa en la fosa que Laura Encinar y su equipo están excavando. En este último proyecto se han encontrado un total de 12 cuerpos distribuidos a lo largo de una fosa, y amontonados los mismos en grupos de dos o de tres personas. De estas doce personas se han encontrado tres cuerpos completos en conexión anatómica. Junto a los restos se han encontrado toda una serie de restos materiales asociados a las propias víctimas como restos de tejido, suelas de zapatos y botones, así como diferentes enseres personales como monedas, un mechero, una navaja e incluso un peine. También han aparecido balas alojadas en los cuerpos de los fusilados.

Una de las balas encontradas durante la excavación / LAURA MUÑOZ ENCINAR

Todas las víctimas se caracterizan por pertenecer a la que se conoce como represión extrajudicial en aplicación del bando de Guerra, por lo que se dirigió principalmente hacia aquellas personas que mantuvieron una especial actividad política dentro de la República, así como en los diferentes sindicatos y asociaciones obreras de la localidad. Nos cuenta Laura Encinar que una de las características de la represión en Fregenal es que fue especialmente cruenta contra las mujeres, y dirigida especialmente contra aquellas que transgredían los roles del patriarcado, manifestándose esta represión en humillación de la mujer incluso después de muerta.

Otra de las características de los cuerpos encontrados en Fregenal es que muchos de ellos se encuentran enterrados boca abajo, en un trato vejatorio desde nuestra cultura judeo- cristiana, donde los cadáveres se entierran boca arriba para la transgresión hacia la otra vida. «El hecho de que muchos cadáveres se entierren boca abajo es intencionado, y no dejaría de ser un trato vejatorio hacia las víctimas que verían así mermadas su dignidad para la transgresión'', aclara Laura Muñoz Encinar.

Otras de las intervenciones se han centrado en localizar la que podría ser la fosa donde enterraron al conocido maquis local apodado «El cojo», que junto a su partida realizaba incursiones en la localidad, y que al parecer fue sorprendido gracias a un chivatazo en un prostíbulo de la localidad en el año 1947, donde murió durante el tiroteo que mantuvo con la Guardia Civil. Su cuerpo fue expuesto en la entrada del cementerio hasta que posteriormente fue enterrado en una fosa. En este caso, no se han encontrado resultados al respecto.

Una vez finalizada la tarea de excavación, los restos se guardarán en cajas y serán estudiados en laboratorios para determinar algunos perfiles como sexo o edad aproximada, entre otros. Finalizado el estudio de laboratorio, los restos volverán a la localidad donde se les dará sepultura en el memorial dedicado a las víctimas de la represión franquista en Fregenal de la Sierra, para darles ahora el entierro digno que se les fue negado hace ochenta y cinco años, y reparando parcialmente la memoria de estos vecinos de Fregenal que también lucharon por la democracia.