El alto directivo que dijo 'Sí' a su tierra

Fichado en 2009 para dirigir el Pctex, afronta el reto de promover la innovación, la gestión del conocimiento y la investigación competitiva

Antonio Verde, en el campus de la UEx en Cáceres. :: ARMANDO
Antonio Verde Cordero, Director gerente de la Fundación Fundecyt-Pctex

Extremeño de Fregenal de la Sierra, donde nació el 23 de junio de 1964, Antonio Verde Cordero es uno de esos brillantes profesionales que después de haber triunfado fuera de su tierra acepta el reto de regresar para arrimar el hombro y contribuir a su desarrollo. Extrovertido, vivaz, es el mayor de dos hermanos. Su familia paterna posee una pequeña empresa, una imprenta,muy conocida en Fregenal desde hace más de tres generaciones. Antonio Verde es uno de esos alumnos en cuyo expediente rebosan las matrículas de honor tanto en la etapa de secundaria en el C.P. 'AriasMontano' como en la universidad. 

Licenciado y doctorado por la Universidad Autónoma, donde ha sido profesor asociado en Ciencias Políticas (Políticas Públicas) y en el Máster en Biotecnología, donde impartió la asignatura Gestión de la Innovación y de IPR, la mayor parte sin embargo de su experiencia profesional ha estado vinculada a la Fundación General de la Universidad Autónoma como director de la Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación (OTRI), donde encabezaba un equipo de 12 personas en plantilla, un millón de euros de presupuesto y gestionando proyectos por importe de 25 millones de euros. 

Desde octubre de 2008 y durante varios meses Verde es invitado por el entonces rector de la Uex, Paco Duque y por uno de los vicerrectores, Juan M. Sánchez Guzmán, a dar el salto de regreso a Extremadura. Él comparte desde el principio la ilusión por el proyecto y los responsables universitarios consiguen que regrese y ponga en marcha el Parque Tecnológico y Científico de Extremadura. Corría el mes de marzo de 2009 y la sede se limitaba a tres despachos en un barracón prefabricado del campus de la UEx en Badajoz. 

¿Pero cómo es realmente este alto directivo que vive a caballo entre Badajoz y Cáceres y que es padre de un hijo de 12 años? Quienes le conocen resaltan tres aspectos: su condición de «muy buena persona », una «inteligencia y viveza» que se percibe en cuanto cruzas dos palabras con él y una simpatía y cordialidad naturales que aseguran es herencia directa de su padre y que posiblemente cultivó y acrecentó durante los 16 años que trabajó en la Fundación de la Universidad Autónoma como responsable de relaciones con Administraciones Públicas y con empresas en el campo de la I+D+i. 

Antes de abandonar su pueblo para irse a estudiar a Madrid le gustaba jugar al fútbol y al tenis, deporte que practicó como otros muchos chavales de Fregenal en aquella época en la pista montada sobre el albero de la Plaza de Toros. Domina el francés, el inglés el portugués y tiene nociones de italiano. Poco dado a prodigarse en los medios informativos, Antonio Verde es bastante celoso de su intimidad y raramente aparecerá salvo que se trate de acciones o proyectos relacionados con su labor profesional. Quienes le conocen bien destacan asimismo otro aspecto de su personalidad, la independencia política: «No le interesan los aspectos políticos, es difícil oírle hablar de esos temas; él concentra todos los esfuerzos en su trabajo profesional, sin derivadas partidistas».

 ¿Y por qué regresa a Extremadura? Solo hay una respuesta: el compromiso con la tierra. Él mismo lo ha explicadomás de una vez entre sus íntimos.Con una situación profesional muy sólida, estable, y con unas perspectivas de futuro atractivas, asumir el reto del Pctex solo se justifica, según señala un profesional extremeño vinculado a las nuevas tecnologías, por el hecho de que «a Antonio Verde le tira la tierra y se encuentra a gusto aquí». 

A su favor tiene la consolidación de un proyecto que en apenas tres años pasó de ese barracón prefabricado del campus a los dos edificios del Parque Científico y Tecnológico de Extremadura (Pctex), el de Badajoz, ya en pleno funcionamiento, al que se ha trasladado Indra, la empresa informática que es su buque insignia, y el edificio del campus de Cáceres, próximo a estar operativo, y en el que trabajarán los ingenieros e informáticos de Insa, el buque insignia del parque en la capital cacereña. Con la fusión de Fundecyt y del Pctex, enmarcada en la política de reducción de empresas públicas de la Junta, este frexnense que decidió seguir los estudios de Derecho por su «espíritu reivindicativo» se sitúa al frente de un equipo de 50 personas que dispondrá de un presupuesto de entre 3 y 4 millones de euros. 

Con una amplísima experiencia en la gestión de proyectos e iniciativas emprendedoras y en el asesoramiento a empresas de biotecnología, TIC, humanidades y ciencias sociales, Verde participó también activamente en el diseño y creación del Parque Científico de Madrid, ha sido miembro de la Comisión Permanente de la Red OTRI de Universidades, y puesto en marcha programas de transferencia en universidades de Moscú, Praga y Budapest. 

Seguidor del Barça y lector ecléctico, igual pasa de la novela negra de Henning Mankell a los libros de Murakami. Le gusta veranear en la costa portuguesa del Alentejo «por su proximidad a Extremadura y por que no está masificada».

ALGUNOS DATOS:

Origen. Nacido el 23 de junio de 1964 en Fregenal de la Sierra (Badajoz) es el mayor de dos hermanos. Está casado y tiene un hijo de 12 años.

Estudios. Licenciado y doctorado en Derecho por la Universidad Autónoma (UAM), posee asimismo un Máster en Derecho laboral y fiscal por esa universidad.

Trayectoria. Vinculado desde el inicio de su etapa profesional y durante casi dos décadas a la Universidad Autónoma de Madrid, donde desarrolló su labor docente, desde 1996 a 2009 fue director de la Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación (OTRI) de la Fundación General de la UAM. En la primavera de 2009 fue nombrado director general del Parque Científico y Tecnológico de Extremadura. Desde primeros de año está al frente de la Fundación en la que se han fusionado Fundecyt y el Parque Científico y Tecnológico de Extremadura (Pctex).