Un frexnense en San Fermín

Javi Barco ha pasado cinco días en Pamplona y cuenta su experiencia a los lectores de hoyfregenal

Javi Barco con su amigo al llegar al ruedo de la plaza de toros
GENTE CERCANA

Su interés desde hace años y la afición por una fiesta que se ha convertido en todo un exponente de carácter internacional, llevaba al frexnense Javi Barco a disfrutar parte de sus vacaciones en Pamplona y más concretamente en el entorno de los Sanfermines.

Allí llegaba el pasado jueves día siete de julio, festividad del Santo patrón, para integrarse en un ambiente que le invitamos a compartir con los lectores de hoyfregenal.

"Es todo un espectáculo, nos comenta, desde que a primeras horas de la mañana comienzan los preparativos para el encierro. Las calles están llenas de gente que va de un lado para otro y el ambiente va creciendo en intensidad hasta que llega el momento de la carrera.

Otra cuestión muy llamativa es participar de una fiesta donde te encuentras gente de todos los países, hemos visto personas de Australia, Holanda, China, Estados Unidos y numerosos países de Europa y por supuesto de diferentes puntos de España.

Hemos hecho buenas amistades con gente de Barcelona o de Lecumberri una población a unos treinta kilómetros de Pamplona".

De los encierros se refiere especialmente al desarrollado en la mañana de hoy, lunes: "El sábado nos metimos después de pasar los toros pero esta mañana nos acercamos a fotografiar al santo en la cuesta de Santo Domingo y luego caminamos por todo el recorrido, pasando por la plaza del ayuntamiento, hasta la curva de la calle Estafeta, ahí comenzamos una carrera que venía muy apretada porque se había adelantado uno de los toros de Fuente Ymbro que eran los que hacían el recorrido en este quinto encierro. Corrimos toda la Estafeta hasta Telefónica y la bajada al ruedo de la plaza. Por suerte, como los días anteriores no ha habido graves problemas y que sepamos sólo el viernes hubo algún herido más grave". 

Javier vivía esta experiencia, que espera repetir, con su amigo José  Miguel Conejo de Valuengo: "Es la primera vez que he tenido oportunidad de acudir a esto pero, si puedo, volveré a repetir porque resulta difícil contar lo que se siente. Es para vivirlo, hay que correr de verdad para percibir esas sensaciones".