El hombre que creyó en Fregenal

Se cumplirán pronto veinte años, corría el mes de agosto de 1991 cuando tuvimos la primera oportunidad de entrevistar a Ángel Del Cid Pol en su domicilio de Fregenal de la Sierra

ÁNGEL dEL CID POL | EMPRESARIO

Se cumplirán pronto veinte años, corría el mes de agosto de 1991 cuando tuvimos la primera oportunidad de entrevistar a Ángel Del Cid Pol en su domicilio de Fregenal de la Sierra. Decíamos en aquella ocasión «resulta francamente reconfortante pasar un rato junto a una persona que, en su conversación, infunde tal dosis de cariño por esta tierra. Trabajar es su vida y como nos comenta no existe otra receta para apoyar el despegue industrial de Fregenal y Extremadura».


Por aquella época Hotel Cristina era un proyecto basado en papeles y la ilusión de Rosa Díaz su esposa y Mafresa un 'descampado' con un rótulo que hablaba de la adquisición de unos terrenos en los que Fregenal ponía «los ojos de la esperanza».

«El proyecto ya está en marcha, nos decía. Extremadura tiene una nueva oportunidad de demostrar su verdadera identidad y dejar de ser la olvidada contando con unos hombres que la historia demostró eran conquistadores, trabajadores y con grandes valores humanos». Ángel Del Cid se presentaba como 'Recaudador en Madrid e inversor en Extremadura'.

Sus éxitos en la capital como delegado para España de Minolta ofrecían una salida a decenas de jóvenes frexnenses que trabajaban con él en diferentes puntos del país, pero en su nueva apuesta inversora, de la mano de la Junta de Extremadura, llegaba más allá, se trataba de cerrar el circuito dejando el valor añadido de la dehesa en esta tierra. Adalid del progreso en esta zona, Ángel Del Cid es reconocido como Hijo Adoptivo de Fregenal de la Sierra por parte del Ayuntamiento de la población en una corporación presidida por Luis Moreno Gamito. Con palabras cargadas de emoción e intensidad Ángel Del Cid se siente uno más de esta tierra y agradece el cariño recibido.

Vitalista y entusiasmado emprendedor une sus ilusiones empresariales a las de un Fregenal, francamente, necesitado de personas como él. Con la llegada de este nuevo año Mafresa construye un nuevo horizonte sin su presencia pero la historia de esta ciudad le reconocerá, siempre, como el 'El hombre que creyó en Fregenal'