Momentos finales de la procesión de Santa María de los Remedios / ALBERTO MÁRQUEZ

Fregenal despide la Semana Santa y abre las Fiestas Patronales

La procesión extraordinaria de Santa María de los Remedios el pasado Domingo de Resurrección congregó a varios cientos de frexnenses en las calles y plazas

ALBERTO MÁRQUEZ CARRASCAL FREGENAL DE LA SIERRA

Culmina la Semana de Pasión frexnense en la que la pandemia y la presencia de la Patrona de Fregenal en la localidad han determinado el devenir de las estaciones de penitencia y celebraciones. De forma excepcional, la única procesión que salió a la calle en este Semana Santa fue la organizada por la Junta de Cofradía y Hermandades Penitenciales de Fregenal de la Sierra.

A partir de la una del mediodía, la representación de las cinco hermandades penitenciales frexnense trasladaban su cortejo procesional desde la iglesia parroquial de Santa Catalina hasta el Paseo de la Constitución. El Señor Atado a la Columna, Nuestro Padre Jesús Nazareno, el Cristo del Perdón, el Señor de los Afligidos y la Virgen de la Soledad, acompañados de penitentes y cofrades eran portados en andas por las calles de nuestro pueblo. La música vino de la mano de la Banda de Cornetas del Ecce Homo, de la vecina localidad de Jerez de los Caballeros, y la Asociación Músico Cultural de Fregenal de la Sierra.

En la mañana del Domingo de Resurrección, los niños y niñas de nuestro pueblo despertaban a la ciudad con sus carreras y canciones en el tradicional «Que sí, que no», que iniciaba su habitual recorrido entre el Convento de la Paz y la iglesia parroquial de Santa Ana. Una vez se produjo el encuentro entre la Virgen del Socorro y el Resucitado en el llano de Santa Ana, la procesión tornó directamente por la Corredera hasta la iglesia de Santa María de la Plaza, donde se celebró la Eucaristía de Resurrección junto con la Patrona de Fregenal.

A las cinco de la tarde se abrían las puertas de Santa María de nuevo para dar inicio a la procesión de acción de gracias a Santa María de los Remedios. Un cortejo en el que iban abriendo paso el Grupo Folclórico Los Jateros de la Virgen de los Remedios, con alrededor de medio centenar de bailarinas y bailarines de todas sus secciones y edades. A continuación, continuaba la procesión con una decena de mujeres con mantilla, que precedían al pendón patronal, acompañado de faroles y las varas de mando de todas las hermandades frexnenses, para dar paso al grupo de ciriales que acompañaban al paso de la Patrona de los frexnenses.

El recorrido llevó a la Virgen de los Remedios por las tres parroquias de la localidad, no sin complicaciones ni dificultades en el cortejo que perdió la organización inicial al llegar a las plazas por las que cruzaba. Las distintas secciones del Grupo Los Jateros amenizaron la tarde con sus jotas al aire y su baile acompañado de castañuelas, desde la salida a las puertas del templo parroquial de Santa María, pasando por distintos puntos, como el Hogar de San Blas, donde deleitaron a nuestros mayores con el Rayo.

Las paradas del paso de la Virgen a la entrada de cada templo estaban acompañados por el rezo del Ave María, interpretado por la Asociación Músico Cultural de Fregenal de la Sierra, que guió el lento caminar de los costaleros que portaban a la Patrona. Especial emoción se vivió en la llegada a la Corchuela, cuando un pequeño grupo de miembros de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad recibían a la Virgen de los Remedios con un ramo de flores. Madre e Hijo se reúnen así en una tradición que conecta a Fregenal de la Sierra con Higuera la Real a través de sus patrones, que siempre miran al pueblo vecino en el punto del recorrido que más aproxima ambas localidades. Un hecho destacable, por el componente histórico que tiene, es que por primera vez ambas localidades comparten párroco, sumando así otro elemento de comunión entre ambas feligresías. El resto de la procesión, el pendón del Señor de la Humildad acompañó al de la Madre de los Remedios en su camino hasta Santa María.

Momentos de emoción llegaron una vez alcanzado el barrio de Santa Ana, cuando las Madres Agustinas se asomaban por la puerta del Convento de la Paz para saludar a la Patrona de Fregenal. Igualmente ocurría en el devenir de la procesión por la calle el Pozo, donde desde los balcones se entonaban cánticos a la Virgen de los Remedios.

Los pañuelos se alzaban al aire mientras que los Jateros recorrían los últimos metros que separaban la Corredera del Paseo de la Constitución. Alrededor de un millar de personas se agolpaban en este pequeño espacio a las puertas de la iglesia mayor de Fregenal mientras la procesión cerraba la tarde y marchaba el sol por el horizonte. Mientras giraba el paso de Santa María de los Remedios en la puerta del Castillo templario, los frexnenses exhortaban vivas a la Virgen, en un apoteosis que recuerda a los mejores momentos de las Fiestas Patronales que se acercan.

Tras la interpretación final del Fandango de la Virgen por los Jateros y del himno de la Coronación por la Asociación Músico Cultural, la divina imagen de la Virgen fue separada de la canastilla para entrar en andas por la puerta principal de Santa María. Al entrar arreciaban los vivas a la Virgen, mientras el órgano interpretaba la Marcha Real. Ya desde dentro del templo, una última interpretación del himno se cerró con los sones del Rayo, inundando los ojos de los asistentes en el último tributo de amor que los frexnenses rinden a su Reina y Patrona.