«Estar arriba en la competición es pagar un precio muy alto»

Manuel Rasero en plena competición. /CEDIDA
Manuel Rasero en plena competición. / CEDIDA

El laureado karateca higuereño Manuel Rasero anuncia su retirada de la competición después de haberlo sido todo en su disciplina deportiva

JUAN IGNACIO MÁRQUEZ

Estar en lo más alto durante décadas supone un esfuerzo tremendo para tantos y tantos jóvenes que iniciaban muy pronto su trayectoria profesional.

Son muchos los casos en los que descubrimos a través de diferentes disciplinas deportivas, musicales, artísticas en general del esfuerzo de personas que, prácticamente, han dedicado desde su infancia, buena parte de su adolescencia y juventud un camino de éxito jalonado por hitos de verdadero nivel. Al final, la vida de estos profesionales termina siendo un camno de sacrificio con el objetivo de conseguir metas que, muy probablemente, estaban al principio entre sus objetivos, pero que les fueron llevando a construir una vida a base de esfuerzos y más esfuerzos.

Así lo afirma al encontrar su punto final a la disciplina competitiva uno de los valores, sin duda, más pujantes del sureste de la provincia de Badajoz, desde Higuera la Real y más concretamente haciendo su labor deportiva desde el Club de Kárate Oaki. Hablamos d el famoso y condecorado Manuel Rasero Ruiz, triunfador en tantas y tantas pruebas que elevaron el nombre de su población y el suyo propio a lo más alto de tanto y tantos cajones.

«Estar arriba en la competición es pagar un precio muy alto». Así se sincera Manuel Rasero, quien acto seguido anuncia: «Me despido de la competición. Esta temporada será la última en la que compita».

Para tantos y tantos aficionados y amantes del kárate a nivel profesional se trata de una lamentable noticia. Para él es una forma de haber llegado a descubrir que la vida está llena de momentos y en esta ocasión ha llegado el suyo.

Tal y como comentábamos con él en una pequeña entrevista, antes de que todo esto llegue a consumarse, Manuel Rasero, se sincera y lo hace como él es 'a corazón abierto». Por esos señala, como se ha dicho líneas arriba, que el motivo de su retirarda es porque «estar ahí arriba en la competición supone pagar un precio muy alto de sacrificio y de tiempo que ahora mismo me apetece dedicarle a otras facetas de la vida».

El plan, que al mismo tiempo era un reto, era hacer un último campeonato de España y acabar en el pódium. Lo consiguió y por eso confiesa sentirse «muy feliz. En el mes de enero conseguí ese bronce en el Campeonato nacional y me lo tomo como un broche a toda una carrera deportiva».

Múltiples éxitos

Habrá tiempo para seguir desmenuzando sus múltiples éxitos, pero, siempre es tiempo para poner a favor un muy riguroso palmarés deportivo. «En cuanto al palmarés en total, en campeonatos de España absolutos han sido 6 oros, 2 platas y 2 bronces. También conseguíamos 9 oros y 1 bronce en campeonatos de España universitarios».

Sus éxitos se recuerdan desde los primeros años del siglo, toda vez que en 2004 llegó el Campeonato de Europa cadete. «Y fui galardonado por la Junta de Extremadura como mejor deportista promesa de ese año».

En el 2008 fue Campeón del Mundo Universitario, y en 2015 logró el bronce en el Campeonato de Europa absoluto. Entre un hito y otro volvió a ser distingido por la Junta de Extremadura commo mejor deportista masculino extremeño. Fue en 2012.

Ahora, cuando resuenan en el ambiente tambores de retirada, Manuel Rasero, según recogía el Diario HOY será propuesto por la Federación Extremeña de Kárate para recibir la insignia de oro por su exitosa trayectoria, tras poner ese broche final de bronce a su carrera en el Campeonato de España.

Esta nueva distinción, que a buen seguro llegará, la añadirá a su palmarés y tras de ella una corriente que a buen seguro le llevará a no olvidar jamás sus inicios en el Club de Kárate Oaki, donde será complicado no verlo colaborar con los jóvenes valores de la cantera, porque su amor por el kárate no se marchitará nunca. ¡Hasta siempre, campeón!.

 

Fotos

Vídeos