Imagen que acompañó a la última crónica escrita por Juan Ignacio Márquez / ARCHIVO JIMM

La U.D. Frexnense en riesgo de desaparición

El proceso electoral actualmente abierto en el club enseña del fútbol frexnense podría desaparecer ante la falta de candidaturas

ALBERTO MÁRQUEZ CARRASCAL
ALBERTO MÁRQUEZ CARRASCAL FREGENAL DE LA SIERRA

El equipo de Manuel Pérez, de Antonio Ríos, de José María Montero y de Juan Ignacio Márquez. El sentimiento rojillo, el alma balompédica de los frexnenses, podría estar a tres días de su desaparición. El club enseña del deporte rey en Fregenal, fundado en el año 1952 tras la unificación de los «Chivos» y los «Canarios» podría estar al borde de su segundo proceso de extinción.

No hay palabras para lo que un aficionado del Frexnense ha vibrado con este equipo en los últimos doce años tras la refundación. El proyecto iniciado en 2008 por un grupo de jugadores jóvenes, dirigidos por la persona de Tomás González, retomaba aquella tradición desaparecida en el 2000. Un sentimiento rescatado de los corazones de todos los frexnenses que se derritieron con el gol de Rocha a los tres segundos del inicio del encuentro en Fuente de Cantos que le dio el ascenso a Fregenal a la División de Honor.

Y en su sexagésimo octavo cumpleaños, a pesar de la cuarentena, el Frexnense se había empeñado en guardar el puesto conseguido en la temporada 2016/2017 con el esfuerzo de un equipo inquebrantable, campeón de la Segunda División Extremeña, y dirigido por Rafael Calzado. Pasión, garra y aplomo para soportar las derrotas y para celebrar las victorias. Pocos sentimientos más determinantes, siempre en pro de la deportividad que son marca del buen juego de un equipo esencial para el fútbol extremeño.

Su Historia, recordada tantas veces, tuvimos el honor de revisitarla, reviviendo la estelar senda del la Temporada 1993/1994 que nos llevaba al cielo de la Tercera División. Pero tampoco sin olvidar el infierno de la desaparición del Estadio Municipal histórico de nuestro pueblo, que acabó condenando a nuestro pueblo a ocho años sin el deporte rey. Hoy nos presentamos con un Frexnense saneado, en palabras del presidente en funciones, Francis Rastrojo, que arroja un saldo positivo por encima de los 2.000 euros de superávit en las cuentas del club local.

Un dato que no puede pasar desapercibido, pues es una acumulación manifiesta de hechos que deberían hacernos pensar que es esencial, para los aficionados y las instituciones públicas mantener este club en funcionamiento. Primero, porque es un club solvente, con una afición volcada y que permite con sus aportaciones de socios mantener abierto el equipo y llevar las cuentas saneadas. Por otro, un club que se despunta en la Primera División Extremeña, que a pesar de los resultados previos a la cuarentena, había conseguido una brillante tercera posición en la temporada 2017/2018, justo tras alcanzar la tan ansiada categoría, y que sirvió para jugar la fase de ascenso y soñar vagamente con una lejana Tercera División.

En definitiva, el alma de grandes jugadores y de apasionados aficionados, todos rojillos en el alma, que levantaron este club a lo largo de los años y que consiguieron devolverle la vida. Siempre he pensado que las crónicas y las noticias de fútbol se escriben desde el corazón, mostrando a piel abierta que lo mostrado es un sentimiento puro. Continuar con este club es un deber para los frexnenses, para la afición rojilla, para este medio fundado por aficionados al club y para las autoridades competentes.

Aun quedan tres días para presentar candidaturas a la directiva de la U.D. Frexnense. Estamos a tiempo de salvar la esencia futbolística de nuestra ciudad, y mantener el honor que decididamente debe mantener nuestro pueblo en la Primera División Extremeña. Es cuestión de arrojo, pasión y conciencia. Es cuestión de agarrar el timón del barco y pilotarlo, para que nuestra tripulación haga su trabajo en el campo. Estoy seguro de que la directiva actual estará al pie del cañón junto con los nuevos responsables. Pero hoy es el día de dar un paso al frente. Es la jornada más decisiva del club, la final de las finales, y el resultado depende del Pueblo de Fregenal. El guante está sobre el césped.