Dos dependientas de la panadería. ALBERTO MÁRQUEZ CARRASCAL

El 'pan nuestro de cada día' deja de llegar a las casas de Fregenal

Suspendido el reparto a domicilio de pan en la localidad y su comarca debido al «riesgo que supone frente al coronavirus»

ALBERTO MÁRQUEZ CARRASCAL

Ayer martes, 24 de marzo, quedaba suspendido el reparto a domicilio de pan y bollería en Fregenal de la Sierra. De acuerdo con el comunicado emitido por los responsables del Equipo de Atención Primaria del Centro de Salud de Fregenal: «desde esta inspección sanitaria se ha valorado el riesgo que supone frente al Coronavirus el despacho de pan a domicilio que se practica en varias poblaciones de nuestra Área», y atendiendo a «la obligación de este servicio de garantizar la Salud pública» concluyen que «queda suspendida la venta a domicilio, hasta nueva orden».

La resolución solo tiene aplicación sobre los municipios que forman parte de su Zona de Salud. Es decir, los municipios de Bodonal de la Sierra, Cabeza la Vaca, Fuentes de León, Higuera la Real y Segura de León. Concretamente, esta medida implica en Fregenal que al menos 1.500 personas tengan que desplazarse de sus hogares hasta las panaderías.

Una medida que sorprendía en la mañana de ayer a los usuarios de este servicio, muy habitual en nuestra localidad. Cada mañana resuenan por las calles de nuestro pueblo las bocinas de las furgonetas que transportan este alimento de primera necesidad. Una actividad que no se había visto interrumpida tras la aprobación por el Consejo de Ministros del Real Decreto 463/2020 por el que se declaraba el estado de alarma en todo el territorio nacional.

En la puerta del obrador, la gente se acerca guardando la distancia de seguridad recomendada. Guantes y mascarillas, otros venidos directamente de sus campos. Al interior solo podemos pasar de uno en uno para ser atendidos por las dependientas. «Por lo menos han pasado hasta ahora (las 10 menos cuarto de la mañana) más de 200 personas por aquí», nos comenta la dependienta mientras que despacha cuatro chapatas que entrega embutida en guantes y mascarilla. Los clientes dejan las monedas esparcidas en la mesa, sobre un plástico desinfectante para extremar las precauciones.

Tina Rodríguez: «Es un desacierto»

Esta decisión también ha sorprendido a la Administración local, que considera un desacierto esta medida. En palabras de la alcaldesa de Fregenal, Tina Rodríguez, «con el reparto a domicilio solamente una persona se desplazaba por todas las casas, mientras que ahora vamos a obligar a todos los frexnenses a salir de sus casas hasta las tiendas para comprar pan». La primera edil destaca que esta situación afecta «especialmente a las personas mayores, como personas de riesgo ante esta enfermedad». Una medida que espera que se rectifique, pidiendo a las autoridades sanitarias que «recapaciten antes de que sea tarde».