Culmina la semana santa Frexnense 2019

Maria la Magdalena y San Juan seguidos por la virgen /SM
Maria la Magdalena y San Juan seguidos por la virgen / SM

Gran cantidad de frexnenses corrieron, gritaron, cantaron y bailaron con el tradicional que sí, que no.

Sete Martín
SETE MARTÍN

Después de una semana santa de intensos actos, que no salieron como estaban previstos a causa de las intensas lluvias, el tiempo al fin dio una tregua permitiendo que se celebrará la procesión magna el sábado santo y el «Que Sí, Que No» el domingo de resurrección.

A las 10:00 horas en el convento de las Madres Agustinas tenía lugar una misa tras la cual comenzó el tradicional «Que Si, Que No». Las calles de Fregenal se abarrotaban de familias con niños que corrían desde el templo de Santa Ana hasta el convento.

El paso de María la Magdalena con la larga melena al viento se abría paso entre la multitud
El paso de María la Magdalena con la larga melena al viento se abría paso entre la multitud / SM

El paso de María la Magdalena con la larga melena al viento se abría paso entre la multitud que corría tanto delante como detrás del paso. Al llegar al convento todos los presentes, madres Agustinas incluidas, entonaron la canción que da nombre al evento y que reza así «Que sí, que no, que resucitó el señor». Seguidamente la Magdalena volvió corriendo hacia Santa Ana, y salió de nuevo hacia el convento donde se repitió la escena.

Después volvió a Santa Ana donde cantando la canción recoge a San Juan y se va con el de nuevo corriendo hasta el convento, allí volvieron a cantar la canción y regresaron a Santa Ana, pero esta vez seguidos por la virgen.

Al llegar a la puerta del templo la virgen encontró a Jesus resucitado
Al llegar a la puerta del templo la virgen encontró a Jesus resucitado / SM

Al llegar a la puerta del templo la virgen encontró a Jesus resucitado. Los pasos saltan de alegría mecidos por los costaleros y al ritmo de la banda todo el pueblo cantó. A continuación comenzó la procesión.

Culmina así la semana santa Frexnense más interior que se recuerda.