Tamborileros por las calles de Fregenal / ARCHIVO JUAN IGNACIO MÁRQUEZ

Amanece Fregenal al son de gaita y tamboril

Comienzan las Fiestas en honor de Nuestra Señora de la Salud que se extenderán hasta el próximo 8 de septiembre

Alberto Márquez
ALBERTO MÁRQUEZ FREGENAL DE LA SIERRA

Con el amanecer el toque de tambor y gaita comienza a recorrer las calles y plazas de Fregenal. Los tamborileros irán recorriendo a lo largo de los próximos días las casas de los hermanos y hermanas de la Virgen de la Salud, que de sur a norte ocupan todos los barrios de nuestro pueblo mirando hacia el corazón de la iglesia parroquial de Santa Catalina Mártir.

A partir de las nueve de la noche, comienza el solemne novenario en honor dedicado a la Virgen María, una talla que las leyendas dedican a la Encarnación de la María y se trasladó hasta nuestro pueblo desde Valera la Vieja. Un novenario que suele congregar en torno a la Madre de la Salud a las hijas e hijos de Fregenal que en su devoción dedican nueve días a la oración y la contemplación de la vida de la Madre de Jesús.

Nueve días expectantes que miran hacia la Festividad de la Salud, el próximo día 8 de septiembre, en la que sus danzaores volverán a recorrer las calles frexnenses tras dos años de silencio en las castañuelas. Retumbarán los zaguanes de las casas en los que los danzaores se internan en busca de los hermanos por los distintos barrios.

Previamente, el día 6 de septiembre, saldrá en procesión el tradicional Rosario, acompañado de tamboril y gaita, que recorrerá las casas de los hermanos que habitan en las calles Alájar, Almendro, Altozano, Bazán, Doctor Arceo, Espíritu Santo, Otero, Solana y Toledillo. En cada casa, una parada para recibir al pendón de la Salud, e interpretar la Salve, junto a una vela e imágenes que las hermanas preparan con esmero al paso de la comitiva guiada por la luz de los faroles.

La noche del miércoles 7 de septiembre volverá la danza al templo, con las puertas abiertas para todos los frexnenses, con la interpretación del grupo infantil de los Danzaores, que ejecutarán al término de la novena la danza que fue declarada Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial por la Junta de Extremadura en 2017. Tras ello, se iniciará la tradicional Verbena, donde de nuevo el sonido de tamboril y gaita desbordará el Llano de Santa Catalina al llegar la medianoche, cuando se inicia la gran tamborada, con las castañuelas al aire de los vecinos que bailarán el típico «Viva Bartolo». Durante la verbena también tendrá lugar la subasta del Ramo de los regalos donados por los devotos a la Virgen.

A partir de las siete de la mañana del jueves 8 de septiembre, se abrirán de nuevo las puertas de Santa Catalina para la Misa del Alba, donde los danzaores esperarán en pie al final de la misma para que, tras la interpretación de la Alborada, se inicie la danza que recorra las casas de los hermanos. Todo ello para que, una vez alcanzadas las siete de la tarde, la Salud vuelva a recorrer Fregenal, en su tradicional desfile procesional que se internará por las calles del Conjunto histórico artístico de Fregenal.

La apoteosis de la fiesta llegará cuando haya caído la noche y las luces del paso iluminen el caminar de la Santísima Virgen de la Salud. En el Llano de Santa Catalina se esperan las masas que, tras dos años sin Salud, volverán a desbordar la plaza mientras llegan a lo lejos las castañuelas de los danzaores. Un último esfuerzo en el que el paso que porta a la Imagen se sumará a la danza entre las palmas y las voces de tantos hijos de Fregenal, que esperanzados miran a esta jornada como el culmen del primer año en el que volvió la Salud a nuestras vidas.