El robo en una empresa de frutos secos y golosinas deja pérdidas de 100.000 euros

Los propietarios de Cerrada Giraldo e Hijos S.L. anuncian que se llevaron unos 60.000 euros en productos y dos vehículos valorados en otros 40.000 euros

Uno de los furgones de la flota de seis vehículos de Cerrada Giraldo e Hijos

El robo en la nave de la empresa de frutos secos y golosinas de Fregenal de la Sierra Cerrada Giraldo e Hijos S.L. deja alrededor de 100.000 euros de pérdidas a una firma con 30 años de experiencia en el sector, que nunca había recibido ningún atraco.

Los hechos se producían en la madrugada del pasado miércoles cuando, según parece, varias personas irrumpían en la nave construida por la familia Cerrada, hace cinco años, en la carretera Zafra -Huelva, entre la población y el cementerio de Fregenal.

Se sabe que los autores de los hechos entraron rompiendo la alambrada exterior de varias fincas hasta llegar al almacén, donde desactivaron la alarma como consecuencia de un golpe, que no detectaron los sistemas de sabotaje, lo que permitió que se introdujeran fácilmente en la nave principal.

Allí, cargaron con toda tranquilidad una Mercedes Sprinter, de sólo dos años y una Ford Transit, con alrededor de seis, ambos vehículos de 3.500 kg.

Según los propietarios de la empresa, que valoraban la mercancía sustraída y los equipos informativos que se llevaron en unos 60.000 euros más otros alrededor de 40.000 en vehículos: "Es evidente que venían sabiendo lo que hacían porque se llevaron los productos más caros del almacén: caramelos Halls, chicles Orbit o Trident, productos Happydent, Toffino, Kinder y demás artículos, que estamos inventariando en las últimas horas y de los que no hemos vuelto a saber nada. Además, entraron en la oficina y cogieron el ordenador, un monitor y su  teclado, dos PDA, un talonario de cheques y unos doscientos euros de cambio que contenía una cartera que había en uno de los furgones".

Uno de los hijos de la familia Cerrada Giraldo se percató de lo ocurrido a las siete de la mañana, cuando llegó a recoger su vehículo para iniciar la distribución que desarrolla esta empresa en diferentes poblaciones de Extremadura y Andalucía.

Los hechos fueron denunciados a la Guardia Civil y hasta este momento no se sabe nada, ni de los vehículos, que estaban rotulados con el nombre la empresa, ni de la mercancía sustraída.