Sor Asteria hizo profesión simple en la congregación agustiniana

Es natural de Tanzania y llevaba tres años como novicia en el convento de clausura de Fregenal

Sor Asteria cambió su túnica blanca por un nuevo hábito en el que comienza a prevalecer el color negro
TOMA DE HÁBITOS

La joven novicia Asteria Emmanuel Mushi se convertía en la tarde de este viernes en Sor Asteria Emmanuel Mushi de Nuestra Señora de la Paz tras profesar ante la comunidad de Madres Agustinas de Fregenal de la Sierra a la que llegó hace tres años procedente de Tanzania.

Sor Asteria es la quinta en una familia africana de raíces cristianas compuesta por ocho hermanos y quiso ser monja siguiendo los pasos de su tía Sor Margarita, integrante de esta misma congregación.

La nueva hermana manifestó aceptar voluntariamente la pobreza, guardar la castidad para el reino de los cielos y ofrecer a Dios el don de la obediencia para seguir a Cristo por el camino de la perfección.

Sor Teresa Gil de María, madre superiora de este convento aceptó su profesión simple, en nombre de la Iglesia y la recibió como hija del monasterio de Nuestra Señora de la Paz en una celebración en la que Sor Asteria recibió el libro de la liturgia de las horas "para fiel a su vocación contemplativa poder celebrar sin cesar las alabanzas y la gloria del Señor e interceder por la salvación del mundo"; junto a la regla y las constituciones de la familia agustiniana "esperando que el señor le conceda la gracia de observar todos estos preceptos como amor, como enamorada de la belleza espiritual y derramando con su vida el buen olor de Cristo".

Sor Asteria estuvo acompañada por un importante grupo de frexnenses que participaban de la eucaristía que vieron como cambiaba su túnica de color blanco por un nuevo hábito en el que comienza a prevalecer el color negro.