Una lluvia de pétalos de flores esperaba la salida de la Virgen de la Salud

La procesión salió con puntualidad desde el templo de Santa Catalina

Salida de la Virgen de la Salud hace escasos minutos a las siete de la tarde
VIRGEN DE LA SALUD

El pueblo de Fregenal de la Sierra acompañó masivamente a la Virgen de la Salud en su tradicional salida del templo de Santa Catalina cada ocho de septiembre. Un vistoso y alegre recorrido procesional por las calles de la ciudad en el que no pararon de sonar las castañuelas de los Danzaores de la Virgen, tanto el grupo titular como sus secciones infantil y juvenil, que marcaban a los sones de flauta y tamboril el acompasado ritmo de una danza de orígenes remotos en torno a una tradición Mariana de cuyos inicios poco  se sabe, aunque documentada tiene la Hermandad la existencia de este hecho religioso en el arranque del siglo XVII.

El día había sido largo, los Danzaores acudían fieles a su cita con el templo de Santa Catalina y su Imagen de devoción a las siete de la mañana, momento en que se iniciaba la Misa de Danzaores, dando comienzo a continuación el recorrido del grupo titular y la sección juvenil por las casas de todos los Hermanos de la Virgen.

Un pasacalles que llevó el mensaje festivo a todos los rincones de Fregenal de la Sierra con la alegría de unos sones impregnados en el sentimiento más profundo de este pueblo. No finalizaba este deambular hasta bien entrada la tarde y casi sin descanso llegaba el momento de la salida de la procesión, a de las siete, con numerosos fieles y devotos a las puertas del templo. Una lluvia de pétalos de flores adornaba el momento en que la Virgen aparece ante su pueblo.

Junto a los frexnenses, entre la multitud, numerosos vecinos de diferentes localidades cercanas fieles a su cita con la Madre de la Salud  que, no paró de escuchar el sonido de su danza desde el momento en que comenzaba a recibir los primeros rayos de sol sobre  su bello rostro. Una Imagen impregnada de la profunda devoción que sienten hacia ella sus Danzaores, hombres curtidos, jóvenes jubilosos y niños que muestran el futuro de una fiesta profundamente enraizada en este pueblo.

La jornada finalizaba con Solemne Función Religiosa poco antes de las diez de la noche, cantada por la Coral Frexnense y la despedida de la Danza con sentimientos a flor de piel que se percibían en los rostros cansados pero satisfechos de los grupos de danza despedidos en el templo con una calurosa ovación.