Sofocado un incendio en una nave de compra venta de coches

Los ladridos de un perro y la rápida intervención de Policía y Bomberos evitaron otro desastre millonario en Fregenal

Estado en que quedaban el cuadro eléctrico y la hidrolimpiadora de agua caliente
INCENDIO

Un nuevo incendio, en esta ocasión, sofocado a tiempo hizo recordar el desastre del pasado mes de junio en el Polígono Industrial Frexnense, cuando entre las cuatro y media y las cinco de la madrugada del pasado martes comenzaban a vislumbrarse los estragos que las llamas producían en el interior de una de las naves de la empresa de vehículos de ocasión Automóviles Ibáñez en la barriada de la Estación de Fregenal de la Sierra.

"Por suerte, como comentó Francisco Javier Ibáñez propietario de las instalaciones, el perro nos alertó con sus ladridos continuos de lo que estaba pasando y tras llamar a la Policía Local, su rápida intervención y la del Servicio de Bomberos, evitaban que el incendio fuera mayor".

Recordando lo ocurrido Ibáñez añadió: "De inmediato empezamos a ver como las llamas  salían por una de las puertas y los agentes consiguieron evitar que fueran a más actuando con los extintores del coche hasta que de inmediato llegaron los bomberos que se encargaban de enfriar la zona, impidiendo que el incendio prendiese otros espacios de la misma nave o incluso otra contigua en la que se almacenaban unos quince coches".

Después de un primer análisis y viéndose el estado en que quedaban tanto el cuadro eléctrico como una máquina hidrolimpiadora de agua caliente que se encontraba debajo de él, parece que todo pudo producirse a causa de un cortocircuito eléctrico en esta zona, nada más entrar en la nave a la izquierda, de ahí que las llamas salieran de inmediato al exterior.

"Menos mal, añadió el propietario, que la rápida intervención evitó que las llamas se propagasen hacia unas garrafas de gasolina que se encontraban en el interior de la nave, lo que habría tenido lamentables consecuencias ya que hubiera resultado imposible sacar los coches de las naves".

Con todo, el propio dueño valoró: "Calculamos que los daños materiales ascenderán a unos 10.000 euros, ya que la máquina de petrolear quedó calcinada, las instalación eléctrica en torno al cuadro completamente quemada y el humo deterioró fuertemente el interior de la nave afectada".