Acertado Rodrigo Vargas

Valoración de la conferencia "Persistencias y rupturas"

Autorretrato de Eugenio Hermoso
EUGENIO HERMOSO

Por supuesto que estuvo acertado Rodrigo Vargas en la conferencia "Persistencias y Rupturas" que sobre Eugenio Hermoso dio en la sala de la torre de Homenaje del castillo templario de Fregenal, cuando dijo que el pintor "sería muy respetuoso con el premio que lleva su nombre". Porque si el cuadro de La Juma, la Rifa y sus amigas  supuso  una novedad en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1906, lo cierto es que a partir de entonces Extremadura bajo su liderazgo indiscutible ocupó hasta pasada la primera mitad del siglo XX un lugar privilegiado en la organización, el funcionamiento y el desarrollo de estas Exposiciones. Como miembro del Jurado, unas veces de Admisión, otras de Premios, en representación del Círculo de Bellas Artes al que siempre perteneció y honró, tuvo que participar en la colocación, selección, votación, discusión de estilos y tendencias, de las cerca de mil obras de arte, de ellas alrededor de seiscientas pinturas, que cada año se presentaban. De forma que cuestionarse ahora si Hermoso estaría de acuerdo o no con el Premio que lleva su nombre no viene a cuento. De hecho, en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1924, todavía gozaba fama de innovador y de revolucionario, consiguió que se suprimiera la llamada Sala del Crimen, y todos los cuadros de las distintas tendencias y estilos, en cuanto a la admisión, tuvieran el mismo respeto y consideración, lo que le costó disgustos y enfrentamientos con el sector del Jurado más conservador, mayores los demás miembros que él, que ponían siempre en una sala aparte aquello que consideraban fuera de lugar.

En París, en febrero/ marzo de 1936, Jeu de Paume,  L´ Art Espagnol Contemporain, Eugenio Hermoso expuso junto a Picasso, María Blanchard, Bores, Anglada Camarasa, Dalí, Grau Sala, Juan Gris, Maruja Mallo, Juan Miró, Sorolla, Solana, Vázquez Díaz....

En Venecia, en 1936, en la XX Esposizione Biennale Internazionale d' Arte Eugenio Hermoso expuso junto a Maruja Mallo, Joaquín Mir, Moreno Villa, Mariano Fortuny, Emilio Grau Sala, Benjamín Palencia, Gregorio Prieto...

Y sin embargo, todavía puede persistir, por desconocimiento de su amplia y variada trayectoria artística, la visión sesgada y parcial que de él consiguió plasmar al final de su vida artística una parte de la crítica, motivada unas veces por fobias personales recíprocas, otras por visiones regionalistas enconadas. Cataluña no soportaba el peso de Extremadura de la mano de Hermoso, en concreto Eugenio D'Ors calificó de pornográfico "El Columpio" porque la niña echaba las piernas abiertas al viento subida la falda más arriba de las rodillas. Apeló a la censura para que interviniera sobre "cierta versión extremeña del desnudo que responde a la pornografía mercadera más descarada". Y Hermoso le bajó la falda a la niña, los retoques se observan a simple vista en el cuadro.

Pero volviendo a Rodrigo Vargas, estuvo acertado también cuando dijo que "la obra de Eugenio Hermoso sea visitable en Fregenal". Desde hace más de diez años estamos en el empeño. De forma que la gente, los alumnos de los colegios, los estudiantes del instituto, los universitarios, el pueblo de Fregenal a quien Rosario Hermoso dejó en su testamento la obra de su padre pueda y entrar y salir del Museo a contemplar la Romería de la Virgen de los Remedios, el Petitorio, la Danza de la Virgen de la Salud, Olimpo Ibérico, el Juego de las prendas, Peseta con plato dorado, Ensueño, el Niño del agua viva,  el Filósofo leñador, Muchacha con rama de encina, Cuatro eran las hijas de Eva, Retrato de Alcalá Zamora, la Novia del pueblo, la Novia del Guadiana, etc, etc,

Pero el acierto, finalmente, fue total cuando dijo... "aunque un Museo no es un montón de cuadros colgados de la pared...". Por supuesto...

Por supuesto, desde hace más de diez años estamos en el empeño, un Museo tiene que adecuarse y responder a una normativa legal, estatal y autonómica, cumplir normas de accesibilidad: rampas, itinerarios practicables, ascensores; normas de seguridad: evacuación, alarmas, normativa contra incendios; de conservación: temperatura, humedad, contaminación atmosférica; horarios, visitas, exposiciones temporales, talleres, documentación...personal preparado, cualificado...

Para que el Museo Eugenio Hermoso de Fregenal de la Sierra sea un referente válido y  digno, con entidad propia, de la cultura y el arte de la Extremadura de ayer, de hoy y de siempre. Claro, que Eugenio Hermoso para siempre en Fregenal y de Fregenal.